El efecto volante

¿Alguna vez te has preguntado cómo es posible que un avión de varias toneladas permanezca en el aire? Seguramente has escuchado hablar del efecto volante, pero ¿sabes realmente qué es lo que hace que una aeronave pueda elevarse y mantenerse en vuelo? En este artículo, exploraremos en detalle el fascinante concepto del efecto volante y descubriremos cómo los principios de la física y la aerodinámica nos permiten surcar los cielos de manera segura y eficiente. ¡Prepárate para adentrarte en la ciencia detrás del vuelo y descubrir los secretos de nuestra capacidad de volar!

Imagínese un volante enorme y pesado: un enorme disco de metal montado horizontalmente sobre un eje, de unos 30 pies de diámetro, 2 pies de espesor y que pesa alrededor de 5000 libras. Ahora imagina que tu tarea es hacer que el volante gire sobre el eje lo más rápido y durante el mayor tiempo posible.

Empujando con gran esfuerzo, consigues que el volante avance lentamente, moviéndose casi imperceptiblemente al principio. Sigues empujando y, después de dos o tres horas de esfuerzo persistente, consigues que el volante complete una vuelta completa.

Sigues empujando y el volante comienza a moverse un poco más rápido y, con un gran esfuerzo continuo, lo mueves una segunda rotación. Sigues presionando en una dirección constante. Tres vueltas… cuatro… cinco… seis… el volante aumenta velocidad… siete… ocho… sigues empujando… nueve… diez… genera impulso … once… doce… moviéndose más rápido con cada vuelta… veinte… treinta… cincuenta… cien.

Entonces, en algún momento, ¡un gran avance! El impulso de la cosa se pone a tu favor, lanzando el volante hacia adelante, giro tras giro… ¡zas! … su propio peso trabajando para usted. No estás empujando más fuerte que durante la primera rotación, pero el volante va cada vez más rápido. Cada giro del volante se basa en el trabajo realizado anteriormente, lo que agrava la inversión de esfuerzo. Mil veces más rápido, luego diez mil, luego cien mil. El enorme y pesado disco avanza con un impulso casi imparable.

Ahora supongamos que alguien llega y pregunta: «¿Cuál fue el gran empujón que hizo que esto fuera tan rápido?»

No podrías responder; es simplemente una pregunta sin sentido. ¿Fue el primer empujón? ¿El segundo? ¿El quinto? ¿El centésimo? ¡No! Fue todo de ellos sumados en una acumulación global de esfuerzo aplicado en una dirección consistente. Algunos empujones pueden haber sido mayores que otros, pero cualquier empujón, por grande que sea, refleja una pequeña fracción de todo el efecto acumulativo sobre el volante.

La imagen del volante captura la sensación general de cómo era el interior de las empresas a medida que pasaban de buenas a excelentes. No importa cuán dramático sea el resultado final, las transformaciones de buena a excelente nunca ocurrieron de una sola vez. No hubo una acción definitoria única, ni un gran programa, ni una innovación decisiva, ni un golpe de suerte solitario, ni una revolución desgarradora. De bueno a excelente se produce mediante un proceso acumulativo (paso a paso, acción a acción, decisión a decisión, giro a giro del volante) que se suma a resultados sostenidos y espectaculares.

***

Las empresas que pasaron de ser buenas a excelentes entendieron una verdad simple: existe un poder tremendo en el hecho de la mejora continua y la entrega de resultados. Señale logros tangibles, aunque sean incrementales al principio, y muestre cómo estos pasos encajan en el contexto de un concepto general que funcionará. Cuando haces esto de tal manera que la gente vea y sentir A medida que se genere impulso, se alinearán con entusiasmo. A esto lo llamamos efecto volante, y se aplica no sólo a los inversores externos sino también a los grupos constituyentes internos.

Permítanme compartir una historia de la investigación. En un punto crucial del estudio, los miembros del equipo de investigación casi se rebelaron. Tirando las notas de la entrevista sobre la mesa, preguntaron: «¿Tenemos que seguir haciendo esa estúpida pregunta?».

“¿Qué pregunta estúpida?” Yo pregunté.

“El del compromiso, la alineación y cómo gestionaron el cambio”.

«Esa no es una pregunta estúpida», respondí. «Es uno de los más importantes».

“Bueno”, dijo un miembro del equipo, “muchos de los ejecutivos que hicieron la transición… bueno, ellos Creo que es una pregunta estúpida. ¡Algunos ni siquiera entienden la pregunta!

“Sí, tenemos que seguir preguntándolo”, dije. “Necesitamos ser coherentes en las entrevistas. Y, además, es aún más interesante que no comprendan la pregunta. Entonces, sigue investigando. Tenemos que entender cómo superaron la resistencia al cambio y lograron que la gente se alineara”.

Esperaba descubrir que lograr que todos estuvieran alineados (“crear alineación”, para usar la jerga) sería uno de los principales desafíos que enfrentarían los ejecutivos que trabajan para convertir lo bueno en excelente. Después de todo, casi todos los ejecutivos que habían visitado el laboratorio habían hecho esta pregunta de una forma u otra. “¿Cómo hacemos para que el barco gire?” “¿Cómo logramos que la gente se comprometa con la nueva visión?” «¿Cómo motivamos a la gente a hacer fila?» «¿Cómo logramos que la gente acepte el cambio?»

Para mi gran sorpresa, no encontramos que la cuestión del alineamiento fuera un desafío clave que enfrentaran los líderes de buenos a excelentes.

Claramente, las empresas que pasaron de buenas a excelentes lograron un compromiso y una alineación increíbles (gestionaron ingeniosamente el cambio), pero nunca dedicaron mucho tiempo a pensar en ello. Para ellos era completamente transparente. Aprendimos que, en las condiciones adecuadas, los problemas de compromiso, alineación, motivación y cambio simplemente desaparecen. En gran medida se cuidan solos.

Error 403 The request cannot be completed because you have exceeded your quota. : quotaExceeded




El efecto volante – Preguntas frecuentes

Preguntas frecuentes sobre el efecto volante

¿Qué es el efecto volante?

El efecto volante es un fenómeno que ocurre cuando un objeto en movimiento se desvía de su trayectoria esperada debido a la rotación de la Tierra. Este efecto puede afectar tanto a objetos en la atmósfera, como aviones y misiles, como a objetos en el espacio, como satélites y sondas espaciales.

¿Cuáles son las causas del efecto volante?

El efecto volante se produce debido a la combinación de dos factores principales:

  1. La rotación de la Tierra: La Tierra gira sobre su eje a una velocidad constante. Esto genera una fuerza centrífuga que actúa sobre los objetos en movimiento y los desvía de su trayectoria original.
  2. La resistencia del aire o del espacio: El efecto volante también puede ser influenciado por la resistencia que el objeto encuentra en su recorrido, ya sea en la atmósfera terrestre o en el vacío del espacio exterior.

¿Cuál es la importancia del efecto volante?

El efecto volante es un aspecto crucial a tener en cuenta en el diseño y manejo de objetos en movimiento, especialmente en la industria aeroespacial. Comprender y predecir el efecto volante puede ayudar a optimizar las trayectorias de vuelo, evitar colisiones y maximizar la eficiencia energética en la navegación

¿Cómo se puede compensar el efecto volante?

Existen diversas estrategias para compensar y contrarrestar el efecto volante en diferentes tipos de aplicaciones. Algunas de estas estrategias incluyen:

  • Correcciones algoritmo: La utilización de algoritmos avanzados para calcular y corregir las desviaciones de trayectoria provocadas por el efecto volante.
  • Ajuste mecánico: Realizar ajustes en las estructuras y sistemas del objeto para tener en cuenta y contrarrestar el efecto volante durante su movimiento.
  • Tecnología de control activo: Implementar sistemas de control activo que puedan detectar y corregir en tiempo real las influencias del efecto volante.

Si deseas obtener más información sobre el efecto volante, te recomendamos leer los siguientes artículos:

  1. Efecto volante (Wikipedia)
  2. Sitio web de la NASA


Deja un comentario