El efecto Pigmalión explicado – Gestión de programas expertos

¿Alguna vez has escuchado hablar del efecto Pigmalión? Esta increíble teoría psicológica ha sido ampliamente estudiada y aplicada en diferentes ámbitos de la vida, desde la educación hasta el mundo laboral. En este artículo, exploraremos a fondo qué es el efecto Pigmalión y cómo se puede utilizar en la gestión de programas expertos. ¡Prepárate para descubrir las claves para llevar tus programas al siguiente nivel!

El efecto Pigmalión es un fenómeno psicológico por el cual las expectativas más altas conducen a un mayor rendimiento.

El Efecto Pigmalión recibe su nombre de la mitología griega antigua y de la historia de Pigmalión, quien se enamoró de una de sus esculturas. Pigmalión es también el nombre de una obra de George Bernard Shaw. La obra explora la idea de que la forma en que tratas a otra persona impacta su vida, ya sea para bien o para mal.

El experimento del efecto Pigmalión

El efecto Pigmalión se observó por primera vez en el aula, pero puedes encontrar ejemplos de él en todas partes.

El estudio original que observó el fenómeno fue realizado en una escuela en 1968 por el psicólogo social Robert Rosenthal y la directora de la escuela primaria Lenore Jacobson.

El estudio funcionó al aplicar primero a los estudiantes una prueba que supuestamente identifica posibles superestrellas intelectuales. Estos fueron los estudiantes que tuvieron mayor capacidad de crecimiento académico.

Luego, los profesores recibieron los nombres de estas superestrellas. Al final del año académico, los estudiantes fueron examinados nuevamente y, efectivamente, las superestrellas habían progresado significativamente más que sus compañeros de clase durante el año.

Pero aquí está la cuestión: las superestrellas en realidad fueron elegidas al azar. ¡La única diferencia entre las superestrellas y sus compañeros de clase estaba en la mente de su maestro!

Así, el efecto Pigmalión en el experimento del aula demostró que las altas expectativas de un maestro para un niño pueden resultar en un aumento en el desempeño del niño.

En resumen, el Efecto Pigmalión en las aulas dice que si un maestro cree que un niño es brillante, sus expectativas y comportamiento hacia ese niño cambiarán positivamente. El niño estará a la altura de estas expectativas más altas y se creerá brillante. Como resultado, su desempeño mejorará y esto reforzará la creencia del maestro de que tenía razón al tener altas expectativas para el niño.

Efecto Pigmalión en el lugar de trabajo

Resulta que el efecto Pigmalión no sólo existe en las escuelas; también existe en el lugar de trabajo. Si un gerente cree que su equipo está formado únicamente por personas de alto desempeño, superará a un equipo equivalente cuyo gerente crea lo contrario.

¿Por qué es esto? Bueno, porque cuando un miembro del equipo es tratado como si tuviera un alto desempeño, intenta estar a la altura de esa imagen y comportarse y desempeñarse como cree que lo haría un miembro de alto desempeño.

Lo opuesto también es cierto. Cuando se trata a un miembro del equipo como si no tuviera posibilidades de éxito, cumple con estas expectativas y se desempeña mal.

Resulta que los miembros del equipo tienden a hacer lo que se espera que hagan.

El efecto golem

Tenga en cuenta que el efecto Pigmalión se refiere sólo al caso positivo en el que las expectativas positivas conducen a un mayor rendimiento.

El caso opuesto, en el que se ponen expectativas más bajas sobre un individuo y esto, a su vez, conduce a un rendimiento más bajo, se conoce como efecto Golem.

Es una profecía negativa autocumplida: una creencia negativa en uno mismo da como resultado un desempeño deficiente. Cuando notas el mal desempeño, tus expectativas negativas se confirman, reforzando aún más tus creencias.

El ciclo del efecto Pigmalión

Podemos representar gráficamente el Efecto Pigmalión de la siguiente manera:

El efecto Pigmalión explicado - Gestión de programas expertos

Lo>

El ciclo comienza cuando usted, como gerente, cree que un miembro particular del equipo es capaz de lograr un mayor desempeño. Esto luego influye en su comportamiento y acciones hacia ese subordinado.

Esto puede significar que si el miembro del equipo se desempeña bien, lo elogie, y si tiene un desempeño inferior, lo apoye amablemente haciéndole saber que cree que es capaz de mucho más.

Las creencias de los miembros del equipo sobre sí mismos se verán impactadas o impulsadas positivamente. Empezarán a creer un poco más que tienen un alto rendimiento.

Esta nueva creencia creciente de que tienen un alto desempeño hará que sus acciones y su desempeño mejoren.

Finalmente, este mayor desempeño reforzará su creencia de que el miembro del equipo tiene un alto desempeño.

Así comienza una profecía virtuosa y autocumplida a medida que avanzas en el circuito, reforzándose tus creencias positivas sobre los miembros de tu equipo, al mismo tiempo que aumentan sus creencias positivas sobre sí mismos y también su desempeño.

Usando el modelo

Como gerente, el efecto Pigmalión puede brindarte un superpoder secreto para crear un equipo de alto rendimiento. Esto se debe a que cuando cree que un miembro del equipo tiene lo necesario para convertirse en un gran intérprete, su creencia se convierte en realidad.

Hay dos facetas del efecto Pigmalión que debes comprender:

  1. Elevar sus expectativas promueve el desempeño subordinado.
  2. Los gerentes tienden a asignar su tiempo y energía a sus subordinados en proporción a sus expectativas.

Para utilizar el efecto Pigmalión, queremos tratar a todos nuestros subordinados de una manera de alta calidad que conduzca a un desempeño superior.

Una excelente relación subordinado-gerente no sólo puede conducir a un desempeño superior, sino que también puede aumentar la retención de empleados. una encuesta por Software definitivo descubrió que el 58% de los empleados rechazaría un aumento salarial del 10% para quedarse con un gran jefe.

Algunos pasos simples que podemos seguir para aprovechar el efecto incluyen:

1. Establezca metas desafiantes pero no demasiado desafiantes.

Al establecer objetivos específicos para ellos, su subordinado sabrá lo que espera de ellos. Sin embargo, para beneficiarse del efecto Pigmalión, las metas deben ser más que simples aspiraciones.

Para que su subordinado esté motivado por una meta, debe creer que es realista y alcanzable. Si anima a sus subordinados a esforzarse por alcanzar objetivos inalcanzables, es posible que dejen de intentarlo y presenten un desempeño inferior.

2. Invierta en su propia formación gerencial.

Lo que usted crea acerca de su propia capacidad gerencial para contratar, capacitar y motivar a sus subordinados afectará el desempeño de sus subordinados.

Si tiene confianza genuina en su capacidad, tendrá altas expectativas sobre su equipo, y su equipo dará un paso al frente y cumplirá con esas expectativas.

Pero, ¿cómo puede usted aumentar su propia confianza en su capacidad? Una de las formas más sencillas es invertir continuamente en su propia formación gerencial y desarrollo profesional.

3. Dé comentarios positivos.

Incluso su subordinado más productivo necesita comentarios positivos ocasionales sobre su desempeño.

Quienes tienen un desempeño inferior también necesitan comentarios positivos. Una forma de lograrlo es brindar retroalimentación positiva sobre un área de su trabajo, como su nivel de esfuerzo, antes de brindar retroalimentación constructiva sobre su bajo desempeño.

4. Capacita y entrena a tu gente.

Ha establecido metas que desafiarán a su subordinado a mejorar su desempeño. Es posible que el esfuerzo por sí solo no sea suficiente para aumentar su desempeño al nivel deseado, por lo que debe asegurarse de que tengan las herramientas adecuadas para mejorar su desempeño.

Hay muchas maneras de lograrlo, siendo la más común a través de cursos de capacitación, tutoría y coaching.

5. Practicar un alto liderazgo en el Intercambio Líder-Miembro.

Para decirlo de la manera más simple posible, practicar una alta Teoría del Intercambio Líder-Miembro (LMX) significa exhibir características hacia su subordinado como confianza, respeto, actuar profesionalmente y mostrar lealtad.

Ejemplo del efecto Pigmalión

Imagínese este escenario. Diriges un equipo formado por tres personas, Milly, Mike y Martin. En este momento, usted cree que Millie tiene un desempeño alto, Mike tiene un desempeño promedio y Martin tiene un desempeño deficiente.

El efecto Pigmalión explicado - Gestión de programas expertos

Después>

Decide tomar algunas medidas sencillas para rectificar esta situación insatisfactoria utilizando el efecto Pigmalión.

¿Cómo harías para utilizar el efecto Pigmalión para mejorar el desempeño de Martin?

El problema que tienes es que Martin no es un subordinado nuevo, por lo que ya tienes mucha historia con él. Debido a esto, lo primero que intenta hacer es restablecer la relación para poder comenzar de nuevo, casi como si tuviera borrón y cuenta nueva.

Para hacer esto, decide invitar a Martin a una reunión para comenzar. Para nuestro ejemplo, elige abordar esto de la siguiente manera.

Primero, le explica a Martin que está impresionado con varias partes de su trabajo, como su comportamiento siempre positivo y su cronometraje. También le dices que estás impresionado con su capacidad para destacar; después de todo, todavía no se ha ido a buscar otro trabajo.

A continuación, le explica que sabe que él puede hacerlo mejor, pero que gran parte de esto se debe a sus fallas de gestión, como no confiar lo suficiente en él y asignarle tareas poco interesantes. Para rectificar esto, dile a Martin que asistirás a algún entrenamiento.

Luego le dices a Martin que en el futuro asumirás lo mejor de Martin. Trabaja con Martin para establecer algunos objetivos ambiciosos y acuerda reunirse una vez a la semana para ponerse al día relativamente informal y ayudar a mantener a Martin encaminado.

Al hacer todas estas cosas, habrás iniciado el primer ciclo del Efecto Pigmalión. La esperanza es que Martin esté a la altura del desafío y su rendimiento comience a aumentar.

Esto crea el comienzo del círculo virtuoso del efecto Pigmalión, que eventualmente (con suerte) conducirá al desempeño superior de Martin.

Resumen

Henry Ford tiene una hermosa cita sobre cómo tus creencias se alinean con la realidad.

«Ya sea que creas que puedes o que no puedas, tienes razón».

Si ajustamos ligeramente esta cita, resume muy bien el efecto Pigmalión.

«Ya sea que creas que pueden o no, tienes razón».

Rosenthal y Jacobson descubrieron que tener expectativas positivas influía positivamente en el desempeño y llamaron a este fenómeno el efecto Pigmalión.

Error 403 The request cannot be completed because you have exceeded your quota. : quotaExceeded

El efecto Pigmalión explicado – Gestión de programas expertos

¿Qué es el efecto Pigmalión?

El efecto Pigmalión, también conocido como la profecía autocumplida, es un fenómeno psicológico en el cual las expectativas de una persona hacia otra influyen en el rendimiento y desarrollo de esa persona. Si alguien cree en el potencial de otra persona y le transmite ese mensaje de confianza, es más probable que esa persona alcance un mayor nivel de éxito. Por el contrario, si las expectativas son negativas, se puede generar un efecto contrario, conocido como el efecto Golem.

¿Cómo se aplica el efecto Pigmalión en la gestión de programas expertos?

En el ámbito de la gestión de programas expertos, el efecto Pigmalión juega un papel fundamental. Los líderes y gerentes de proyectos pueden influir en el rendimiento de su equipo a través de las expectativas que expresan y las oportunidades que brindan.

Si un líder o gerente tiene una visión positiva sobre las capacidades de su equipo y les comunica su confianza, es más probable que los miembros del equipo se sientan motivados y comprometidos para alcanzar los objetivos del proyecto. Además, es importante proporcionarles las herramientas y el apoyo necesario para que puedan alcanzar su máximo potencial.

Por otro lado, si un líder o gerente expresa expectativas negativas o trata al equipo con desconfianza, es posible que los miembros del equipo se sientan desmotivados o inseguros, lo que podría afectar su rendimiento y el éxito del proyecto.

¿Cómo evitar el efecto Pigmalión negativo en la gestión de programas expertos?

Para evitar el efecto Pigmalión negativo en la gestión de programas expertos, es fundamental que los líderes y gerentes adopten una mentalidad positiva y crean en el potencial de su equipo. Algunas estrategias que pueden ayudar a evitar el efecto Pigmalión negativo incluyen:

  1. Establecer metas y expectativas claras: Comunicar claramente las metas, expectativas y estándares de desempeño del equipo, de manera que todos tengan claro qué se espera de ellos.
  2. Proporcionar retroalimentación constructiva: Brindar retroalimentación regular y específica a cada miembro del equipo, resaltando sus fortalezas y ofreciendo sugerencias para mejorar.
  3. Promover la participación y el empoderamiento: Permitir que los miembros del equipo participen en la toma de decisiones y asuman responsabilidades, lo que aumentará su compromiso y motivación.
  4. Ofrecer oportunidades de crecimiento: Brindar oportunidades de desarrollo profesional y capacitación, para que los miembros del equipo puedan adquirir nuevas habilidades y conocimientos.

Implementar estas estrategias ayudará a fomentar un ambiente positivo de trabajo, donde el equipo se sienta valorado y motivado para alcanzar su máximo potencial.

Referencias externas:

Si deseas obtener más información sobre el efecto Pigmalión y su aplicación en la gestión de programas expertos, te recomendamos consultar los siguientes recursos:

Deja un comentario