El costo de los procesos con mal desempeño

En el mundo empresarial actual, la eficiencia y el rendimiento son aspectos clave para el éxito de cualquier organización. Sin embargo, muchas empresas se enfrentan al desafío de enfrentar procesos con mal desempeño, lo que puede generar consecuencias negativas tanto a nivel económico como operativo. En este artículo, exploraremos el costo de los procesos con mal desempeño y cómo afectan a las empresas. Descubriremos las pérdidas financieras, la baja productividad y el impacto en la reputación de la organización. ¡Acompáñanos en este análisis y descubramos juntos cómo evitar estos costos indeseables!


Antes de la introducción de la filosofía Six Sigma, hubo un debate sobre si Six Sigma es un objetivo que vale la pena perseguir. Muchos expertos en el ámbito de la calidad creían que el despilfarro era una forma de vida. Tratar de eliminar el desperdicio causaría más desperdicio. Creían que era posible eliminar el desperdicio, pero el esfuerzo costaría demasiado y los beneficios no valdrían la pena. De ahí que la situación actual, según ellos, fuera la mejor. Sin embargo, como Juran, que se convertiría en un líder innovador en calidad, señaló más tarde los costos de los procesos de mal desempeño (COPPP), el argumento giró fuertemente a favor del estilo de vida Six Sigma.

Aquí hay un representación de los costos típicos en los que incurre un proceso de bajo rendimiento:

Costos de evaluación

Los costos de tasación son costos incurridos para descubrir deficiencias antes de que las mismas afecten a los clientes externos. Estos no incluyen los controles de calidad rutinarios que deben realizarse, sino los controles de calidad excesivos que conducen al desperdicio de recursos. Ejemplos de tales costos serían:

  • Probar productos antes de enviarlos
  • Inspeccionar los suministros comprados.
  • Auditar cada factura que se envía

Verificar dos veces nuestras actividades para asegurarnos de que no haya errores puede ser una buena opción. Sin embargo, Juran opinó que esto conduce a un considerable desperdicio de recursos. Juran creía que debería haber un mecanismo que alertara en caso de error. Por lo tanto, en lugar de comprobarlo todo, se utilizarán recursos para corregir los errores señalados por el sistema. La idea era desarrollar un sistema de medición continua y hacer que los controles de calidad estuvieran impulsados ​​por el proceso y no por las personas.

Costos de deficiencia de procesos internos

Los costos por deficiencias de procesos internos son aquellos en los que se incurre para reparar, reemplazar o descartar un trabajo efectivo. Se denominan costos de deficiencia interna porque el cliente no sabrá lo que ha sucedido. Sin embargo, la mayoría de las veces, cuando ocurre uno de estos costos, el tiempo de entrega también se retrasa. Como resultado, los niveles de servicio al cliente también se ven afectados. Ejemplos de tales costos incluyen:

  • Costos de horas extras
  • Reemplazo
  • Rehacer
  • Tiempo humano perdido

Costos de deficiencia de procesos externos

Los costos por deficiencias de procesos externos son los costos en los que se incurre por fallas que ocurren cuando el producto o servicio se entrega al cliente final. Estos son errores que ocurren frente a todos y tienen un gran impacto en la opinión pública de la empresa. Por lo general, la empresa tiene que gastar una cantidad adicional para recuperar la confianza perdida de los clientes. Ejemplos de tales costos incluyen:

  • Los costos de garantía
  • Ofrecer reembolsos adicionales a los clientes afectados
  • Corregir errores de facturación que provocan retrasos en los recibos

Después de que el análisis de Juran fuera bien aceptado por el mundo de la gestión en ese momento, Six Sigma se convirtió en furor. Los costos de los procesos de mal desempeño eran demasiado altos si se consideraran todos los costos ocultos y, por lo tanto, las organizaciones de todo el mundo comenzaron a implementar Six Sigma para ser más rentables y, por lo tanto, más competitivas.



Autoría/Referencia – Acerca del autor(es)


Error 403 The request cannot be completed because you have exceeded your quota. : quotaExceeded




El costo de los procesos con mal desempeño

Preguntas Frecuentes sobre el costo de los procesos con mal desempeño

Los procesos con mal desempeño pueden tener un impacto significativo en el rendimiento y la rentabilidad de una empresa. En este artículo, abordaremos algunas preguntas frecuentes sobre el costo de los procesos con mal desempeño y cómo abordarlos de manera efectiva.

1. ¿Qué se entiende por «procesos con mal desempeño»?

Los procesos con mal desempeño se refieren a cualquier actividad empresarial que no cumpla con los estándares de calidad, eficiencia o efectividad esperados. Estos procesos pueden afectar diferentes áreas de la organización, como producción, logística, atención al cliente, entre otras.

2. ¿Cuáles son las principales consecuencias de los procesos con mal desempeño?

Las consecuencias de los procesos con mal desempeño pueden ser diversas y perjudiciales para la empresa. Algunas de las principales incluyen:

  1. Pérdida de clientes y disminución de la satisfacción del cliente.
  2. Retraso en la entrega de productos o servicios.
  3. Mermas en la calidad de los productos o servicios.
  4. Aumento de los costos de producción.
  5. Desperdicio de recursos.

3. ¿Cómo se puede calcular el costo de los procesos con mal desempeño?

Calcular el costo de los procesos con mal desempeño puede ser un desafío, ya que implica considerar diversos factores. Sin embargo, algunas formas de calcular este costo incluyen:

  1. Identificar los recursos desperdiciados, como materiales, mano de obra y tiempo.
  2. Evaluar el impacto en la rentabilidad, tomando en cuenta la disminución de ingresos debido a clientes insatisfechos o pérdida de clientes.
  3. Analizar los costos adicionales generados, como gastos de retrabajo o garantía de calidad.

4. ¿Cuáles son las estrategias para abordar los procesos con mal desempeño?

Para abordar los procesos con mal desempeño, es crucial implementar estrategias efectivas. Algunas de las estrategias recomendadas son:

  1. Realizar un análisis de procesos para identificar las áreas problemáticas y sus causas subyacentes.
  2. Establecer metas y estándares de desempeño claros.
  3. Capacitar al personal en mejores prácticas y brindarles las herramientas necesarias.
  4. Implementar sistemas de control y seguimiento para monitorear el desempeño en tiempo real.

Para obtener más información sobre cómo abordar los procesos con mal desempeño y mejorar la eficiencia empresarial, puede consultar los siguientes recursos:

  1. Referencia 1
  2. Referencia 2
  3. Referencia 3


Deja un comentario