Efecto de la política interna en la subcontratación de procesos empresariales (BPO)

La subcontratación de procesos empresariales, también conocida como BPO, se ha convertido en una práctica cada vez más común en el mundo empresarial. Sin embargo, el éxito de esta estrategia no solo está determinado por factores económicos y tecnológicos, sino también por la política interna de las organizaciones. En este artículo, exploraremos el impacto que la política interna tiene en la subcontratación de procesos empresariales y cómo puede afectar tanto positiva como negativamente a las empresas. ¡Descubre cómo las decisiones políticas dentro de una organización pueden influir en su éxito en el mundo de la subcontratación empresarial!


En artículos anteriores, hablamos sobre cómo la actual crisis económica mundial, junto con las presiones internas, afectan la subcontratación de las operaciones administrativas. En este artículo, analizamos un tema candente y candente en Occidente, es decir, el alboroto por la subcontratación y el envío de empleos al extranjero, especialmente en un momento en que a la fuerza laboral nacional le resulta difícil conseguir un empleo remunerado..

La cuestión básica en juego es la preocupación de los sindicatos y los trabajadores en Estados Unidos y Europa por lo que perciben como un envío injusto de empleos al extranjero cuando ellos están sufriendo. El argumento es que cuando la fuerza laboral nacional está desempleada, ¿cómo pueden los políticos permitir que los líderes empresariales envíen empleos al extranjero, a la India? Este es el llamado argumento proteccionista que afirma que la subcontratación deja en malas condiciones a la economía del país de origen. Contrarrestando este argumento están los globalizadores que sostienen que la subcontratación resulta en ahorros de costos y otros beneficios como centrarse en trabajos de mayor valor agregado.

El debate se enmarca esencialmente entre quienes quieren que los empleos se mantengan en Estados Unidos y Europa, en comparación con quienes ven la subcontratación como una evolución necesaria para que cualquier economía avance en la curva.

La cuestión aquí es que argumentos magnánimos como este último son difíciles de justificar en tiempos de recesión, cuando los trabajadores del sector doméstico se quedan sin empleo y sin esperanza de encontrar otros nuevos. Este tema, que siempre aparece en los titulares gracias a periodistas como Lou Dobbs, resuena en un año de elecciones presidenciales (como este año, 2012), cuando los ánimos están caldeados y crece la protesta por la subcontratación.

Como puede verse en el pasado en Estados Unidos, el presidente Obama presionó para que se redujera la subcontratación en algunos sectores y se aumentara la subcontratación en otros. Esta doble estrategia tenía como objetivo garantizar que la competitividad estadounidense se mantuviera intacta y que sólo aquellos empleos que se consideraran redundantes en Estados Unidos deberían enviarse al extranjero.

Compárese esta posición con la de otros aspirantes a la presidencia, como Mitt Romney, que favorece una forma general de subcontratación en la que los directores ejecutivos y los accionistas se benefician pero el trabajador común sufre. En las últimas semanas, esto se ha convertido en el grito de guerra del equipo de campaña de Obama y es un resultado directo de las compulsiones de la política interna que tienen un gran peso en la determinación del grado de subcontratación que se puede realizar.

Por último, la cuestión de la subcontratación también es muy delicada, ya que está en juego el sustento de los trabajadores y, por tanto, cualquier político o comentarista de los medios debería tratar la cuestión con delicadeza.

El punto aquí es que, aparte de las posturas y la retórica, se debe hacer un análisis objetivo y duro del tema para que las disputas partidistas y la superioridad no descarrilen el debate.

En conclusión, es cierto que a los directores ejecutivos y líderes empresariales estadounidenses les resultaría cada vez más difícil justificar su postura a favor de la subcontratación, especialmente cuando la economía estadounidense se está hundiendo y hay menos empleos disponibles.



Autoría/Referencia – Acerca del autor(es)


Error 403 The request cannot be completed because you have exceeded your quota. : quotaExceeded





Preguntas frecuentes sobre el efecto de la política interna en la subcontratación de procesos empresariales (BPO) – Blog

Preguntas frecuentes sobre el efecto de la política interna en la subcontratación de procesos empresariales (BPO)

La subcontratación de procesos empresariales, también conocida como BPO (Business Process Outsourcing), ha sido una práctica común para las empresas en busca de optimizar sus operaciones y mejorar su eficiencia. Sin embargo, existen algunas preocupaciones relacionadas con el efecto de la política interna en la subcontratación de BPO. A continuación, hemos recopilado algunas preguntas frecuentes para ayudarte a comprender mejor este tema:

1. ¿Qué es la política interna en el contexto de la subcontratación de BPO?

La política interna de una empresa se refiere a las reglas, regulaciones y normas establecidas dentro de la organización para guiar la toma de decisiones y las acciones de los empleados. En el contexto de la subcontratación de BPO, la política interna se refiere a cómo se manejará la relación y las responsabilidades entre la empresa y el proveedor de servicios externos.

2. ¿Cómo puede afectar la política interna a la subcontratación de BPO?

La política interna puede afectar la subcontratación de BPO de varias maneras. Por ejemplo, si una empresa tiene una política interna estricta sobre la protección de datos confidenciales, puede requerir que el proveedor de servicios cumpla con ciertos estándares de seguridad y privacidad. Además, la política interna también puede influir en la toma de decisiones sobre qué funciones o procesos se subcontratan y cuáles se mantienen internamente.

3. ¿Qué precauciones deben tomar las empresas en relación con su política interna y la subcontratación de BPO?

Es importante que las empresas establezcan una política interna clara y bien definida antes de emprender cualquier iniciativa de subcontratación de BPO. Esto incluye identificar los riesgos potenciales, establecer los procedimientos de seguridad adecuados y definir las responsabilidades y acuerdos contractuales con el proveedor de servicios externos. Además, las empresas deben considerar el impacto de su política interna en la relación con los empleados y comunicar de manera efectiva los cambios que puedan surgir como resultado de la subcontratación.

4. ¿Cómo puede la política interna beneficiar a las empresas en la subcontratación de BPO?

Una política interna bien desarrollada puede beneficiar a las empresas en la subcontratación de BPO al garantizar una alineación clara entre los objetivos de la organización y las actividades subcontratadas. Además, una política interna robusta puede ayudar a mitigar los riesgos relacionados con la seguridad de la información y la confidencialidad de los datos. Al establecer reglas claras y expectativas claras, las empresas pueden optimizar su relación con los proveedores de servicios externos y lograr resultados positivos en la subcontratación de BPO.

En conclusión, la política interna juega un papel crucial en la subcontratación de procesos empresariales. Al comprender cómo puede afectar la subcontratación de BPO y al tomar las precauciones adecuadas, las empresas pueden aprovechar al máximo esta estrategia para mejorar su eficiencia y obtener resultados exitosos.


Deja un comentario