Diversidad e inclusión como imperativo basado en valores

En un mundo cada vez más interconectado y diverso, la necesidad de promover la diversidad y la inclusión se ha convertido en un imperativo basado en valores. A lo largo de la historia, sociedades de todo el mundo se han enfrentado a discriminaciones y exclusiones basadas en género, raza, religión o condición socioeconómica. Sin embargo, es ahora cuando estamos más conscientes de que la diversidad y la inclusión no solo son necesarias desde el punto de vista moral, sino que también son fundamentales para el éxito y el progreso de cualquier sociedad. En este artículo, exploraremos cómo la diversidad y la inclusión se han convertido en un imperativo basado en valores y cómo pueden convertirse en la clave para un futuro más equitativo y justo.


La diversidad y la inclusión en las organizaciones deben practicarse en lugar de predicarse. Esto se debe a que son conceptos que dan crédito a la gestión basada en valores y a una gestión de naturaleza humanista.

Muchas organizaciones afirman tener programas de diversidad sólo para tener unas pocas mujeres en puestos de poder o empleadas con capacidades diferentes sólo por satisfacer el principio de diversidad en la letra de la ley y no en el espíritu de la ley. Este es el caso de muchas empresas de primer nivel donde existen actitudes regresivas para impedir que las mujeres y otras minorías sean importantes. Sin embargo, esta no es la situación ideal ni siquiera aceptable, ya que la gestión debe guiarse por valores en lugar de estar impulsada únicamente por las ganancias. Por eso, Es necesario practicar una gestión basada en valores e incorporar la diversidad como principio rector para la contratación y los ascensos..

Por supuesto, no estamos defendiendo un escenario de acción afirmativa en el que se reclute y ascienda a grupos desfavorecidos independientemente de sus capacidades. Más bien, lo que se señala aquí es que no debería haber barreras implícitas y explícitas para que las mujeres y los empleados con capacidades diferentes alcancen puestos superiores.

Las actitudes predominantes deben cambiar y el liderazgo debe dar un ejemplo a seguir al resto de la organización al formular y actualizar políticas y procedimientos de gestión de la diversidad. En este escenario, las mujeres y las personas con capacidades diferentes, así como los grupos desfavorecidos, reciben el mismo trato que el resto de empleados y, sin mostrarles favores indebidos, no se ponen barreras en su camino. Este debería ser el objetivo de la gestión de la diversidad si se adopta la gestión basada en valores como principio rector de las organizaciones.

El punto aquí es que la actual crisis económica ha demostrado cómo la falta de ética y principios normativos puede causar estragos en el sistema corporativo. Por lo tanto, la única salida es que los líderes corporativos practiquen una gestión basada en valores y esto sólo puede hacerse si los altos directivos predican con el ejemplo en lugar de limitarse a hablar con el ejemplo.

Además, se debe incorporar una cultura de tolerancia e inclusión en el ADN de la organización, ya que la alta dirección no puede cambiar el sistema por sí sola. Lo que esto significa es que se debe enseñar a los mandos intermedios e incluso a los empleados desde cero a respetar la diversidad y dar la bienvenida a la inclusión.

Hay muchas empresas, incluida Infosys, donde la alta dirección está comprometida con la diversidad y la inclusión, pero la situación en el taller es algo completamente diferente. De hecho, hay muchos casos de empleados que muestran escaso respeto por la diversidad y son exclusivos en su trato con las mujeres. Esto plantea problemas a las empresas afectadas, ya que esta actitud no sólo vicia la cultura organizacional, sino que también perjudica su reputación y el cumplimiento de los principios de gobierno corporativo.

Como se mencionó anteriormente, si hay una lección de los acontecimientos recientes es que se puede engañar a la gente durante algún tiempo, pero no todo el tiempo. Por eso, La gestión basada en valores que promueva la diversidad y la inclusión como principio empresarial debería ser el objetivo de los líderes corporativos..



Autoría/Referencia – Acerca del autor(es)


Error 403 The request cannot be completed because you have exceeded your quota. : quotaExceeded






Diversidad e inclusión como imperativo basado en valores – Preguntas frecuentes

Diversidad e inclusión como imperativo basado en valores – Preguntas frecuentes

1. ¿Qué es diversidad e inclusión?

La diversidad e inclusión se refiere a promover y valorar la variedad de características, experiencias y perspectivas que poseen las personas. Es un enfoque que busca crear un entorno donde todos los individuos sean respetados y aceptados, independientemente de su raza, etnia, género, orientación sexual, discapacidad o cualquier otra diferencia.

2. ¿Por qué es importante la diversidad e inclusión?

La diversidad e inclusión son fundamentales en nuestra sociedad y en los entornos laborales. Al promover la diversidad, se fomenta la igualdad de oportunidades y se enriquece la cultura organizacional con diferentes perspectivas y habilidades. Además, la inclusión garantiza que todas las voces sean escuchadas y valoradas, generando un ambiente más equitativo y productivo.

3. ¿Cómo se puede promover la diversidad e inclusión?

Hay varias formas de fomentar la diversidad e inclusión en cualquier ámbito. Algunas acciones incluyen:

  1. Educación: Proporcionar capacitación y programas de sensibilización para fomentar la comprensión y el respeto hacia las diferencias.
  2. Promoción de la igualdad: Implementar políticas y prácticas justas que garanticen igualdad de oportunidades para todos.
  3. Participación activa: Fomentar la participación activa de todas las personas en la toma de decisiones y la creación de políticas.

4. ¿Cuáles son los beneficios de la diversidad e inclusión?

La diversidad e inclusión pueden generar múltiples beneficios tanto a nivel personal como organizacional:

  • Estimula la creatividad y la innovación.
  • Mejora la toma de decisiones al considerar diferentes perspectivas.
  • Promueve un ambiente laboral equitativo y respetuoso.
  • Atrae y retiene talento diverso.
  • Incrementa la productividad y el rendimiento.

5. ¿Cómo medir el progreso en materia de diversidad e inclusión?

Existen diversas métricas y herramientas para evaluar el progreso en diversidad e inclusión. Algunas de ellas incluyen:

  • Participación: Analizar la representación de diferentes grupos en la organización.
  • Retención: Evaluar la tasa de retención de empleados de diferentes orígenes y características.
  • Satisfacción: Realizar encuestas de satisfacción y clima laboral para identificar posibles barreras o desafíos.

La diversidad e inclusión son fundamentales para construir un mundo más equitativo y justo. Promover y valorar la diversidad en todas sus formas ayuda a crear una sociedad en la que todas las personas tengan las mismas oportunidades de desarrollo y crecimiento.

Fuentes:

  1. Organización Internacional del Trabajo – Diversidad e inclusión
  2. Naciones Unidas – Igualdad de género y empoderamiento de las mujeres
  3. Harvard Business Review – Medición de la diversidad e inclusión


Deja un comentario