Dimensión cultural del emprendimiento juvenil

El emprendimiento juvenil es un fenómeno que ha cobrado cada vez más relevancia en los últimos años. Cada vez son más los jóvenes que deciden dejar atrás los trabajos tradicionales y arriesgarse a construir su propio camino empresarial. Sin embargo, el emprendimiento juvenil no solo tiene un impacto económico, sino que también está intrínsecamente ligado a la dimensión cultural. En este artículo exploraremos cómo la cultura puede influir en el emprendimiento de los jóvenes y cómo esta dimensión puede ser clave para su éxito. ¡Descubre cómo la cultura juega un papel fundamental en el mundo emprendedor juvenil!


Cuando nos referimos a los recursos y la riqueza de un país, nos referimos a su posición económica, la disponibilidad de recursos naturales, su situación financiera y el estado de crecimiento tecnológico, etc. Sin embargo, no se presta mucha atención a la evaluación del capital humano, especialmente el capital juvenil. . Es cierto que la juventud es el futuro de todas las naciones, un hecho que la mayoría de la gente tiende a olvidar. Todas las naciones parecen estar atrapadas en la persecución de las prioridades actuales y no prestan suficiente atención al desarrollo de la juventud, que será el capital humano del futuro.

Si es necesario desarrollar a los jóvenes como una generación futura ingeniosa e innovadora, el esfuerzo debe ser realizado por todos, incluida la familia, la sociedad, la comunidad, las escuelas, las universidades, así como también la industria y el gobierno. Como tal, cada uno de ellos tiene un papel importante que desempeñar para contribuir a la creación del espíritu empresarial juvenil.

La familia y la comunidad juegan un papel muy significativo e importante en la dirección y guía de los jóvenes en la búsqueda de su futuro.. Normalmente, se considera que las comunidades y sociedades que han tenido que luchar o han estado luchando por el sustento económico promueven la opinión de que los jóvenes deberían buscar un trabajo y comenzar a contribuir a los ingresos de la familia y ayudar con los gastos.

La mayoría de los países del tercer mundo y la población juvenil rural enfrentan esta realidad. Los antecedentes sociales y culturales de las familias y la comunidad apoyan o inhiben la cultura y el comportamiento emprendedores. Una comunidad que es sensible al desarrollo de las aspiraciones de los jóvenes fomenta las mismas y crea una tendencia al autoempleo. Vemos en la historia reciente que la sociedad estadounidense ha promovido una cultura de emprendimiento juvenil que ha resultado en cientos de YE en Silicon Valley y otras áreas. Los europeos, especialmente los jóvenes del Reino Unido, parecen estar motivados para aceptar empleos y no necesariamente esforzarse por estar solos. Una cultura que perdona y permite cometer errores y aprender de ellos genera espíritu empresarial y creatividad en los jóvenes. La perspectiva cultural de las sociedades en general es el resultado de la historia y de años de tradición que se han transmitido de generación en generación.

A nivel micro, la perspectiva de la comunidad y la familia hacia el dinero, el nivel de vida, la educación y sus aspiraciones también guían su proceso de pensamiento para los jóvenes. Una sociedad próspera y progresista crea un entorno saludable y una demanda de productos y servicios, creando así oportunidades de negocio. La conciencia de la importancia de la educación y su visión tradicional de la educación también juega un papel importante que ayuda a los jóvenes a soñar, aspirar y esforzarse por explorar nuevas empresas y oportunidades para aumentar sus conocimientos, les permite pensar libremente, exhibir su talento y luchar por la independencia económica como así como trabajar para servicios sociales o inhibe su pensamiento y crecimiento.

Históricamente, China, India y Persia, así como Europa, fueron los centros que promovieron la educación y el avance en todos los campos de la ciencia y la tecnología. En los tiempos modernos, Estados Unidos y Europa se han convertido en centros educativos internacionales que atraen a miles de estudiantes de todo el mundo. La perspectiva de las universidades americanas y europeas ha moldeado la perspectiva de sus estudiantes, quienes han resultado ser seres humanos progresistas, emprendedores y excelentes que han contribuido y retribuido a la sociedad en general. Esta perspectiva cultural y el efecto resultante sobre la juventud han llevado a padres de todas las nacionalidades a enviar a sus hijos al extranjero para realizar estudios superiores. Si los científicos y médicos, así como los profesionales de TI, siempre buscan migrar a Estados Unidos desde el resto del mundo, es por la libertad y las oportunidades, así como por el espíritu empresarial que el país ofrece a los jóvenes.

Todas y cada una de las comunidades y sociedades tienden a tener su propia perspectiva cultural que es agresiva, amante de la paz, progresista, liberal, conservadora, etc. La perspectiva de la comunidad influye en el estilo de vida y el pensamiento general de la generación más joven, así como en la las perspectivas y el progreso de las naciones también.

Partiendo de mentalidades culturales, las naciones de hoy han reconocido la necesidad de construir y capacitar a sus jóvenes brindándoles la educación y las habilidades necesarias para convertirlos en creadores de empleo en lugar de buscadores de empleo. Los gobiernos de los países, así como las organizaciones mundiales como la OIT, la UNESCO y otras, han proporcionado varios programas y fondos. Sin embargo, el esfuerzo para crear conciencia y brindar capacitación es minúsculo en comparación con las necesidades a nivel mundial. Si bien las agencias gubernamentales están haciendo todo lo posible para promover el espíritu empresarial juvenil, hay mucho más que las ONG, las industrias y las instituciones educativas pueden hacer tanto a nivel nacional como internacional. La colaboración y la participación colectiva pueden ayudar a crear un futuro mejor para las próximas generaciones jóvenes.



Autoría/Referencia – Acerca del autor(es)


Error 403 The request cannot be completed because you have exceeded your quota. : quotaExceeded

Dimensión cultural del emprendimiento juvenil

El emprendimiento juvenil ha adquirido cada vez más relevancia en el panorama económico actual. Los jóvenes emprendedores ofrecen una perspectiva fresca, ideas innovadoras y una mentalidad audaz para enfrentar los desafíos del mercado laboral. Sin embargo, el emprendimiento no puede considerarse únicamente desde una perspectiva económica, sino que también tiene una dimensión cultural importante.

¿Qué implicaciones tiene la dimensión cultural en el emprendimiento juvenil?

La dimensión cultural del emprendimiento juvenil se refiere a cómo los valores, creencias y prácticas culturales impactan en el proceso emprendedor de los jóvenes. A continuación, se abordan algunas preguntas frecuentes sobre este tema:

  1. ¿Cómo influye la cultura en los jóvenes emprendedores?

    La cultura puede influir en los jóvenes emprendedores de varias maneras. Por un lado, las normas culturales y los valores transmitidos en una sociedad pueden determinar las oportunidades disponibles para los jóvenes. Por otro lado, cada cultura tiene su propia perspectiva sobre el éxito empresarial y puede influir en la forma en que los jóvenes perciben el emprendimiento.

  2. ¿Existen diferencias culturales en el enfoque del emprendimiento?

    Sí, las diferencias culturales pueden influir en el enfoque del emprendimiento. Por ejemplo, en algunas sociedades, el emprendimiento se considera arriesgado y poco seguro, mientras que en otras se valora y se promueve activamente. Estas diferencias pueden afectar la disposición de los jóvenes a emprender y también la forma en que abordan los desafíos empresariales.

  3. ¿Cómo se pueden superar las barreras culturales en el emprendimiento juvenil?

    Superar las barreras culturales en el emprendimiento juvenil requiere un cambio de mentalidad y una promoción activa de la cultura emprendedora en la sociedad. Es importante fomentar la educación empresarial desde las etapas escolares y brindar apoyo a los jóvenes emprendedores a través de programas y mentorías. Además, es esencial promover una cultura que valore el emprendimiento y premie la iniciativa empresarial.

  4. ¿Cómo puede beneficiar la diversidad cultural al emprendimiento juvenil?

    La diversidad cultural puede ser un factor clave para el éxito del emprendimiento juvenil. La diversidad aporta diferentes perspectivas, experiencias y habilidades, lo cual puede llevar a una mayor innovación y creatividad en los proyectos empresariales. Al fomentar la inclusión y celebrar la diversidad cultural, se pueden abrir nuevas oportunidades y ampliar la visión de los jóvenes emprendedores.

En conclusión, la dimensión cultural del emprendimiento juvenil es fundamental para comprender cómo los jóvenes emprendedores interactúan con su entorno y abordan los desafíos empresariales. Para fomentar el emprendimiento juvenil, es necesario tener en cuenta la cultura y promover una mentalidad emprendedora desde temprana edad. Además, la diversidad cultural puede ser un gran activo para el emprendimiento, ya que aporta frescura, innovación y nuevas formas de pensar.

Fuentes:
El Economista
BBVA
La Vanguardia

Deja un comentario