Diferentes tipos de cuentas en una empresa

¿Estás pensando en iniciar tu propio negocio o ya tienes uno en marcha? Si es así, seguramente has oído hablar de las diferentes cuentas que deben existir en una empresa. En este artículo, te presentaremos los diferentes tipos de cuentas que necesitas tener en tu empresa: desde cuentas bancarias hasta cuentas de proveedores y clientes. Descubre cómo tener un control financiero sólido y maximizar el éxito de tu negocio. ¡Sigue leyendo!


El concepto de entidad separa las preocupaciones de los propietarios del negocio. Una extensión del mismo concepto es el concepto de cuentas, que divide aún más los asuntos de la empresa. El concepto de cuenta se vuelve más claro una vez que se explica el sistema de contabilidad por partida doble. Esto se hace en una etapa posterior del tutorial.

Transacciones dentro de la firma

La empresa realiza transacciones con partes externas y el sistema contable es capaz de realizar un seguimiento de las mismas. Sin embargo, hay muchas transacciones que son internas de la empresa. Por ejemplo, cuando una empresa emprende la producción, convierte la materia prima en productos terminados. Esta transacción es interna a la empresa pero tiene un efecto material. Si la empresa fuera considerada como una unidad, sería imposible contabilizar la transacción ya que la misma parte no puede estar en ambos lados de la transacción.

Entidad dividida en cuentas

Una analogía apropiada sería la del cuerpo humano. La empresa es la entidad completa, es decir, el organismo. Las cuentas, por otro lado, son como los pulmones, los riñones, el corazón, etc. Son como los órganos vitales que son partes constituyentes de la entidad. Tienen su propia existencia independiente. Sin embargo, lo más importante es la relación entre estas cuentas. Por eso se le llama sistema contable.

Tipos de cuentas

Todas las cuentas dentro de la organización se pueden dividir en tres tipos. Una cuenta puede ser de uno y sólo uno de los siguientes tipos y no más. Aquí están los distintos tipos de cuentas.

  • Personal: Las cuentas personales tienen más sentido intuitivo. Mantenemos un seguimiento de todas las transacciones que hemos realizado con una persona concreta en ellas. Todos mantenemos cuentas personales como el dinero que le debemos a nuestros amigos, al tendero, etc.
  • Real: Las cuentas reales son cuentas que se han creado para dar cuenta de cosas tangibles. Las cuentas como terrenos y edificios, maquinaria, aire acondicionado, etc. se denominan cuentas reales. Aunque no son seres vivos, todavía realizamos transacciones con dichas entidades. Los registros de dichas transacciones se mantienen en cuentas reales.
  • Nominal: Las cuentas nominales son una categoría especial de cuentas. Mientras que las otras cuentas pueden mantener saldo y transferirlo, la cuenta nominal se restablece automáticamente a cero tan pronto como finaliza el período. Su saldo se traslada a otras cuentas y se cierran los libros de ese período. Ejemplos de tales cuentas son Beneficio a/c, depreciación a/c, etc.



Autoría/Referencia – Acerca del autor(es)


Error 403 The request cannot be completed because you have exceeded your quota. : quotaExceeded

Diferentes tipos de cuentas en una empresa

Al administrar una empresa, es esencial comprender los diferentes tipos de cuentas que existen y cómo se utilizan correctamente. Estas cuentas ayudan a registrar y organizar adecuadamente las transacciones financieras y proporcionan una visión clara de la salud financiera de la empresa. A continuación, se enumeran algunos de los tipos de cuentas más comunes utilizados en las empresas:

1. Cuentas de activos

Las cuentas de activo representan los recursos financieros y materiales de la empresa. Incluyen efectivo, cuentas bancarias, inventario, propiedades, equipos y otros activos tangibles o intangibles. Estas cuentas se registran en el balance general y reflejan el valor total de los activos de la empresa.

2. Cuentas de pasivo

Las cuentas de pasivo representan las obligaciones financieras de la empresa. Incluyen préstamos, cuentas por pagar, deudas a largo plazo y cualquier otro tipo de deuda financiera. Estas cuentas se registran en el balance general y muestran el monto total que la empresa debe a sus acreedores.

3. Cuentas de patrimonio

Las cuentas de patrimonio representan la inversión inicial de los propietarios, así como las ganancias o pérdidas acumuladas. Incluyen el capital social, las utilidades retenidas y cualquier distribución de dividendos. Estas cuentas también se registran en el balance general y muestran el valor neto de la empresa.

4. Cuentas de ingresos

Las cuentas de ingresos registran los ingresos generados por la empresa a través de sus actividades comerciales. Incluyen ventas, comisiones, intereses ganados y cualquier otro ingreso generado. Estas cuentas se registran en el estado de resultados y muestran el rendimiento financiero de la empresa durante un período de tiempo determinado.

5. Cuentas de gastos

Las cuentas de gastos representan los costos incurridos por la empresa en la operación de su negocio. Incluyen gastos de nómina, alquiler, suministros, servicios públicos y cualquier otro gasto relacionado con las operaciones comerciales. Estas cuentas también se registran en el estado de resultados y muestran los costos asociados con la generación de ingresos.

Es fundamental tener un buen conocimiento de estos diferentes tipos de cuentas para mantener una contabilidad precisa y cumplir con las obligaciones fiscales. Si tienes alguna pregunta adicional sobre la gestión de cuentas en tu empresa, te recomendamos consultar con un contador profesional o referencia fiables como:

  1. Contalia
  2. Planeta de Libros
  3. Infoautónomos

Con una buena comprensión de estos conceptos contables básicos, podrás mejorar la toma de decisiones financieras y garantizar el éxito a largo plazo de tu empresa.

Deja un comentario