Despido silencioso: el lado oscuro del abandono silencioso

El despido silencioso: un tema tabú en el mundo laboral que merece ser expuesto. Nos referimos a esa práctica sin escrúpulos en la que los empleadores deciden prescindir de un empleado sin darle ninguna explicación, sin decir una sola palabra. Es el lado oscuro del abandono silencioso, una realidad que afecta a miles de trabajadores en todo el mundo. En este artículo, exploraremos las razones detrás de esta cruel práctica, sus consecuencias para los afectados y las posibles soluciones para ponerle fin. ¡Acompáñanos en esta reveladora investigación sobre el despido silencioso!

Una tendencia pasivo-agresiva en el lugar de trabajo, conocida como «despido silencioso», está circulando en las redes sociales, pero este concepto no es nuevo. Los despidos silenciosos existen desde hace décadas, aunque antes se llamaban «despido constructivo». Es una práctica en la que un empleador ignora o maltrata intencionalmente a los empleados para obligarlos a renunciar en lugar de despedirlos directamente.

Despedir silenciosamente no es lo mismo que «renunciar silenciosamente», lo que también ha provocado un extenso debate en línea. En un despido silencioso, los empleados tienen el control: eligen hacer lo mínimo de sus deberes para salir adelante, mientras que en un despido silencioso, los gerentes tienen el control. Los gerentes utilizan tácticas de despido silenciosas para hacer que los empleados sientan que no son queridos, animándolos a irse.

Motivos para disparar silenciosamente

Un reciente Encuesta de noticias de LinkedIn revela que más del 80 por ciento de más de 20.000 encuestados han experimentado o presenciado disparos silenciosos. Pero ¿por qué sucede esto tan a menudo?

Los gerentes utilizan este enfoque pasivo-agresivo para evitar despedir empleados e incurrir en indemnizaciones. Los gerentes también pueden despedir silenciosamente para evitar tener conversaciones difíciles sobre el desempeño deficiente o idear un plan de mejora.

¿Cómo puede detectar despidos silenciosos en su organización?

Hay tres indicadores principales de que un gerente está utilizando el despido silencioso para alentar a un empleado a renunciar, especialmente si observa un grupo o patrón en estos comportamientos.

1. Los canales de comunicación se cierran abruptamente.

  • Dejas de recibir comentarios sobre tu trabajo por parte de tu gerente.

  • Muchos de sus correos electrónicos quedan sin respuesta.
  • Le resulta cada vez más difícil programar reuniones individuales con su gerente.
  • Ha sido excluido de reuniones clave.
  • No se fomentan sus aportaciones en las pocas reuniones a las que asiste y sus contribuciones se pasan por alto.

2. Su avance profesional parece haberse estancado.

  • Te pasan por alto repetidamente para un ascenso.

  • Su salario ha sido congelado o recibió un aumento mucho menor de lo esperado.
  • Tus nuevos proyectos están en suspenso y te encuentras atrapado repetidamente haciendo el mismo trabajo de siempre.
  • Constantemente se le asigna trabajo rutinario, tedioso y tareas difíciles o indeseables.
  • Nadie te habla de tu progresión profesional.

3. Estás socialmente excluido

Además de estar excluido profesionalmente, es probable que experimente algún tipo de ostracismo social. Si bien no todo el mundo anhela tener amistades cercanas con su equipo, todos tenemos una necesidad básica de pertenecer al grupo, ser reconocidos y sentirnos bienvenidos.

Ser excluido socialmente adopta muchas formas sutiles, desde las más simples hasta las más extremas. Por ejemplo:

  • Ya no lo invitan a almuerzos de equipo improvisados ​​ni a tomar bebidas después del trabajo con colegas.

  • Menos personas pasan por su escritorio o su bandeja de entrada para charlar o pedirle que se una a ellos para tomar un café.
  • Descubre que a menudo es usted quien inicia conversaciones con sus gerentes y colegas en lugar de que se le acerquen.

Eso es lo que le está sucediendo a Amira, una clienta reciente. Amira no es su nombre real, pero me ha permitido compartir su historia: «Algo ha cambiado en la oficina. Además de quedar fuera de importantes cadenas de correo electrónico, hay un silencio repentino a mi alrededor. Me siento excluida e ignorada. «

Explicó que vio un cambio definitivo en el lenguaje corporal de sus colegas. «Algunos evitaban el contacto visual en el pasillo o en la cafetería. Extraño la cordialidad: ni mi jefe ni mis colegas son desagradables conmigo», explicó, «pero hay un cambio de tono, que es más frío y a veces más formal». «Sentí esto de mi jefe hace un tiempo, pero no puedo entender por qué los otros empleados también actúan de esa manera conmigo».

¿Por qué pasó esto? Si bien a menudo no es malicioso, el comportamiento del gerente hacia el empleado puede alentar involuntariamente a otros empleados a distanciarse. Temiendo por sus trabajos, los empleados pueden optar por evitar a un empleado que ha perdido el favor del jefe.

Qué hacer como víctima de un despido silencioso

Si sospecha que le están mostrando la puerta silenciosamente, el primer paso lógico es mirar dentro y evaluar su propio comportamiento. Pregúntese: «¿Renuncié silenciosamente?» «¿He dejado de esforzarme al máximo en mi trabajo?»

Una causa pasada por alto de despido silencioso puede ser la reacción de un gerente ante los empleados que ya no hacen un esfuerzo adicional y dejan de darle a su empleador lo mejor que pueden ofrecer.

Si, después de una introspección honesta, llegas a la conclusión de que tu comportamiento no es la causa del problema, aquí tienes algunas estrategias a considerar:

Haz tu mejor trabajo

Antes de tomar cualquier medida drástica, considere primero qué puede hacer para cambiar la situación. Trabaje duro, elimine todas las distracciones y manténgase enfocado y comprometido a brindar los mejores resultados en cualquier cosa en la que esté trabajando. Es posible que pueda redefinir la percepción que su gerente tiene de usted a través de un trabajo ejemplar y constante.

Hable con su gerente

Infórmese sobre qué puede hacer para mejorar su situación. Solicite una reunión individual con su gerente. Trae ejemplos de escenarios negativos que estés experimentando y cómo te hacen sentir. Esto permite a su gerente evaluar sus propias acciones y encontrar una solución que se adapte a todos.

Maneja tus emociones

Lo primero que vemos y recordamos al final es cómo reacciona una persona ante situaciones desagradables. Independientemente de lo difíciles que sean las circunstancias, trate de mantener la calma y ser profesional. Las reacciones pasivo-agresivas, como retirarse del equipo o incluso planear su venganza, sólo empeorarán la situación. Y si terminas dejando la organización, no quemes tus puentes. Las organizaciones cambian constantemente y cortar los vínculos podría volverse contra usted más adelante en su carrera.

Cómo gestionar a un jefe pasivo-agresivo

En lugar de simplemente ignorarlo, un gerente que lo despide silenciosamente también puede recurrir a comportamientos pasivo-agresivos para acelerar su partida. Una de ellas es preparar a un empleado para que fracase. Por ejemplo, podrían ocultar información clave que el empleado necesita para tener éxito.

¿Cómo lidias con un gerente pasivo-agresivo? Aqui hay algunas sugerencias:

  • Una vez que haya identificado que su gerente utiliza estas tácticas, será útil anticipar el comportamiento. Esto te mantendrá alerta. Por ejemplo, uno de mis clientes de coaching tiene un jefe que ocultó información crítica que ella necesitaba antes de una presentación ante altos ejecutivos, aunque afirmó haberlo olvidado. En su caso, al sospechar de la agenda de su jefe, podría haber consultado con otros miembros del grupo para asegurarse de tener la información correcta.

  • Cuando reciba instrucciones para un nuevo proyecto, asegúrese de ponerlo todo por escrito. Confirme por correo electrónico las expectativas de sus directivos y sus responsabilidades.
  • Tome el camino correcto. Siempre aconsejo a mis clientes que se abstengan de responder del mismo modo a un comportamiento pasivo-agresivo. Por un lado, las personas que utilizan estos comportamientos son muy buenas en ello. Además, el desequilibrio de poder es una situación en la que no hay salida, especialmente con un gerente bien conectado. Mantenga la calma y concéntrese en su trabajo hasta que el gerente tome la decisión de despedirlo directamente o usted decida seguir adelante con su vida.

Red con otros gerentes

Comuníquese con gerentes de otros departamentos de su empresa. Aumentar su visibilidad y fortalecer sus conexiones en la organización puede ayudar a reforzar su reputación e incluso puede abrir puertas para transferirse a un nuevo departamento.

I¿Es hora de dejar de fumar?

Si todo lo demás falla, debe preguntarse si vale la pena permanecer en un trabajo donde su jefe le hace la vida imposible. Renunciar voluntariamente probablemente protegerá su bienestar y reputación de daños mayores. Al iniciar una discusión que su gerente ha estado evitando, usted tiene el control y está dando un paso positivo para poner fin a una situación insostenible para usted y su gerente.

Ese es el consejo que le di a uno de mis clientes cuyo gerente lo había despedido discretamente. Llamémoslo Jason.

Planeamos un enfoque honesto y sin confrontaciones. Jason tuvo una conversación franca con su jefe y se ofreció a renunciar si recibía una indemnización adecuada y una carta de referencia. El gerente estaba tan feliz de no tener que afrontar la terrible experiencia de despedirlo que le dio una generosa indemnización.

Jason evitó el estrés de ser despedido y cualquier conversación incómoda con empleadores posteriores explicándoles por qué lo despidieron.

Lo más importante para Jason fue que el departamento organizó el tradicional almuerzo de despedida, dándole a Jason la oportunidad de separarse amistosamente en lugar de irse como empleado despedido. «No quería que me acompañaran hasta el ascensor», me dijo, «sin tener la oportunidad de despedirme de todos, ya que había visto salir a otros que habían sido despedidos. Salí con dignidad mientras la gente pasaba por mi oficina después del almuerzo para desearme lo mejor».

¿Es usted culpable de disparar silenciosamente?

El despido silencioso puede parecer la salida fácil para algunos gerentes, especialmente si la relación con el empleado ya es tensa. Pero siempre es mejor abordar los problemas directa y abiertamente en una conversación constructiva en lugar de despedirlos silenciosamente.

Aquí hay algunas cosas a tener en cuenta:

Tenga cuidado con su reputación silenciosa

Una de las desventajas de practicar el «despido silencioso» es dañar su reputación como gerente y, peor aún, la reputación de su empresa. Ser tildado como una persona silenciosa que no se atreve a enfrentar los problemas abiertamente puede afectar negativamente su capacidad de contratación futura.

Los empleados despedidos silenciosamente podrían volver a perseguirlo

Un empleado despedido silenciosamente puede unirse a un competidor o resurgir como cliente. Este fue el caso de una empresa para la que consulté. Llamemos al empleado Bruce. Era un abogado junior en la empresa y, debido a su experiencia jurídica, a su gerente le preocupaban las repercusiones legales si lo despedía. En cambio, el gerente le hizo la vida tan difícil que Bruce finalmente renunció. Pero unos años más tarde, resurgió como abogado principal de un importante cliente de su anterior empleador. Las relaciones se tensaron y la empresa finalmente perdió al cliente.

Practique el liderazgo compasivo

Nada desmoraliza más a un empleado que ser marginado y sentirse excluido del grupo.

Tome el camino correcto adoptando un estilo de liderazgo compasivo. Un despido silencioso puede ahorrarle una indemnización por despido o una conversación incómoda, pero también puede dañar gravemente el bienestar de sus empleados y ser una señal de liderazgo débil. El liderazgo compasivo significa tratar a los demás con amabilidad y decencia. Una separación profesional y amistosa es infinitamente superior al daño duradero de un «despido silencioso».

¿Ha sido víctima de un despido silencioso? ¿O tal vez has sido culpable de hacerlo tú mismo? Comparta sus historias y experiencias en la sección de comentarios a continuación.


Despido silencioso: el lado oscuro del abandono silencioso

Sobre el Autor:

Bruna es educadora, autora y oradora especializada en inteligencia emocional, liderazgo, comunicación y capacitación en habilidades de presentación.

Error 403 The request cannot be completed because you have exceeded your quota. : quotaExceeded

Frequently Asked Questions: Despido silencioso: el lado oscuro del abandono silencioso

El despido silencioso, también conocido como abandono silencioso, es una práctica laboral poco ética y preocupante que afecta a muchos trabajadores. En este artículo, responderemos a algunas preguntas frecuentes sobre este tema y exploraremos su lado oscuro.

1. ¿Qué es el despido silencioso?

El despido silencioso se refiere a una estrategia que utilizan algunos empleadores para terminar la relación laboral con un empleado sin proporcionar una notificación formal de despido. En lugar de despedir a alguien directamente, el empleador intenta hacer la vida del empleado tan difícil y desagradable que renuncie por sí mismo.

2. ¿Cuáles son algunos ejemplos del despido silencioso?

El despido silencioso puede manifestarse de diferentes formas, como:

  1. Asignar tareas imposibles de completar o fuera del ámbito de responsabilidad del empleado.
  2. Dar un trato excluyente, ignorar al empleado o evitar la comunicación con él.
  3. Reducir el horario de trabajo o transferir al empleado a un puesto irrelevante.
  4. No brindar el apoyo o los recursos necesarios para el desempeño adecuado del trabajo.

3. ¿Cuáles son las consecuencias del despido silencioso?

El despido silencioso puede tener un impacto significativo en la salud y el bienestar emocional de los empleados afectados. Puede generar estrés, ansiedad, baja autoestima y depresión. Además, puede dificultar la búsqueda de un nuevo empleo, ya que los empleadores futuros pueden percibirlo como un «abandono» o bajo rendimiento laboral.

4. ¿Es legal el despido silencioso?

Aunque el despido silencioso no es una práctica legal, es difícil de probar o denunciar. En algunos casos, los empleados afectados pueden recurrir a abogados laborales o agremiaciones para buscar asesoría y protección.

5. ¿Qué pueden hacer los empleados ante el despido silencioso?

Los empleados afectados por el despido silencioso pueden tomar las siguientes medidas:

  1. Mantener registros detallados de incidentes y comportamientos relacionados con el despido silencioso.
  2. Buscar apoyo de otros colegas o sindicatos de trabajadores.
  3. Consultar con un abogado laboral para evaluar las opciones legales disponibles.
  4. Buscar empleo en otros lugares mientras se enfrentan a la situación actual.

El despido silencioso es un tema preocupante que afecta a muchos trabajadores hoy en día. Es importante estar informado y tomar medidas para proteger nuestros derechos laborales y bienestar emocional.

Fuentes:

Deja un comentario