¿De vuelta a la oficina? Trae tu inteligencia emocional

A medida que el mundo comienza a recuperarse de la pandemia y las restricciones se levantan gradualmente, muchas personas están regresando a la oficina después de meses de trabajo remoto. Sin embargo, este regreso no será igual que antes. La experiencia del trabajo desde casa ha cambiado nuestra forma de trabajar y nuestra relación con el entorno laboral. Es por eso que ahora más que nunca, traer nuestra inteligencia emocional a la oficina se vuelve fundamental. En este artículo, exploraremos qué es la inteligencia emocional y cómo podemos utilizarla para adaptarnos a este nuevo escenario laboral. ¡No te lo pierdas!

A medida que más empresas dan luz verde a su gente para regresar al lugar de trabajo después del cierre, nuestras interacciones en el nuevo mundo laboral podrían ser particularmente desafiantes desde el punto de vista emocional.

Después de todo, muchos de nosotros nos hemos acostumbrado a trabajar aislados y a comunicarnos virtualmente, y algunos de nosotros hemos encontrado una maravillosa libertad y silencio trabajando desde casa (FMH). Pero utilizar la inteligencia emocional puede ayudarnos a establecer una sensación de control cuando nos enfrentamos a turbulencias emocionales.

Entonces, exploremos los cuatro pilares de la inteligencia emocional y cómo pueden ayudarnos a afrontar la situación cuando volvamos a la oficina. Los cuatro pilares son la autoconciencia, la autogestión (o autorregulación), la conciencia de los demás (o empatía) y la gestión de las relaciones.

La autoconciencia es la base de la inteligencia emocional. El conocimiento que obtienes cuando aumentas tu autoconciencia te permite crecer y tomar mejores decisiones.

Audita tus hábitos

Piense en algunos de los hábitos que adquirió desde el trabajo desde casa y pregúntese qué es posible que deba cambiar.

Por ejemplo, es posible que se haya acostumbrado a realizar múltiples tareas cuando chatea por video o asiste a reuniones de Zoom. Una vez que esté en la oficina y físicamente con otros humanos, este hábito puede obstaculizar su capacidad para restablecer la relación con ellos. Rompe ese hábito que te distrae y recuerda estar completamente presente durante los eventos en los que hay otras personas.

Alejarse del ensimismamiento para prestar atención y apoyar a los demás en su entorno laboral le ayudará a controlar los mensajes negativos que puede enviar a los demás sin darse cuenta.

Preste atención a su barómetro de ansiedad

Es natural estar ansioso por regresar al trabajo durante la actual amenaza para la salud del virus, pero todos respondemos a la ansiedad de manera diferente.

Si bien es posible que no podamos calmar rápidamente nuestra ansiedad, es útil comprender las manifestaciones fisiológicas de su ansiedad para poder restablecer el equilibrio. Algunas personas pueden volverse inquietas o experimentar tensión muscular. Otros pueden cansarse fácilmente o experimentar insomnio.

Aumentar tu conciencia puede impulsarte a prestar más atención al cuidado personal, como probar técnicas de relajación y hacer del sueño una prioridad.

Esculpir ohUtah Alguno Asolitario tyo me

Una de las cosas que quizás hayas descubierto (o reconfirmado) cuando trabajas desde casa es lo mucho que te encanta estar solo. Estar repentinamente rodeado de otras personas durante todo un día laboral puede aumentar su nivel de estrés. Sabiendo esto, deberías plantearte darte pequeños descansos durante el día.

Por ejemplo, puedes aprovechar tus descansos para pasear al aire libre. También puede cambiar su hora de inicio: si está permitido, comience antes, cuando es probable que la oficina esté menos poblada. O cambie su horario para trabajar más tarde, cuando la mayoría de la gente haya salido de la oficina. Si tiene el lujo de cerrar la puerta durante partes del día, hágalo. O prueba unos buenos auriculares con cancelación de ruido que te ayuden a desconectarte del ruido de la multitud.

Hacer un inventario de irritación

Según tus experiencias pasadas en el trabajo, enumera las cosas que hace la gente que te irritan. Luego, considere cómo podría afrontarlo cuando vuelva a encontrarse con estos comportamientos.

Por ejemplo, piensa en quién te molesta. ¿Cómo podrías responderle a esa persona de manera más efectiva cuando regreses? Por un lado, decide que practicarás el autocontrol minimizando tus reacciones o apaciguando una conversación difícil con esa persona. Quieres prepararte para no permitir que esa persona se meta en tu piel. Además, prepárese para una salida elegante.

No pierda la tranquilidad y la serenidad que obtuvo desde el trabajo desde casa todos estos meses al permitir que las circunstancias en el trabajo agoten su energía nuevamente.

La conciencia de los demás es la piedra angular de la inteligencia emocional y demuestra la capacidad de preocuparse por los demás. La conciencia interpersonal es crucial en estos tiempos emocionalmente perturbadores en los que las personas necesitan sentirse vistas, escuchadas y atendidas.

Dar Ynuestro miempatía un Bal oeste

Si está liderando a otros, deténgase por un momento a considerar el efecto que podría tener en ellos convocar a los empleados a sus cubículos. Un cambio repentino de rutina puede resultar increíblemente estresante para algunos empleados.

Caso en cuestión: estoy ayudando a un cliente en este momento que está luchando con el mandato de su empresa de hacer que la gente vuelva a trabajar de inmediato. “Pasé algunos meses”, dijo, “adoptando una rutina para trabajar desde casa. Se ha convertido en mi forma de vida. Ahora necesito acostumbrarme a una rutina diferente”. Esa nueva rutina incluye buscar guardería, levantarse mucho más temprano, afrontar un largo viaje al trabajo y, en general, lidiar con muchos más estímulos, lo que fácilmente puede conducir a una especie de sobrecarga sensorial.

El mismo cliente también lamentó haber perdido algunos de los beneficios del trabajo desde casa: tiempo para hacer algo de ejercicio, disfrutar de un poco más de tiempo con sus hijos y ahorrar dinero en los desplazamientos.

Como líder, considere que regresar al trabajo después de un período tan largo de aislamiento es un proceso tanto mental como físico para su gente. Al ser consciente de esto, podrás ser más comprensivo y paciente, y darles a las personas más tiempo para encontrar su nuevo equilibrio.

Pagar Aatención a ohotros mimovimientos

Familiarícese con las señales de advertencia del estrés emocional. Si bien todos enfrentamos la misma amenaza pandémica, no todos enfrentan las mismas circunstancias. La gente volverá a trabajar con preocupaciones diferentes.

Por ejemplo, es posible que algunos no se sientan cómodos estando con otros en espacios cerrados o teniendo que compartir su temperatura diaria. Algunos pueden preocuparse por las reacciones de los niños al separarse de sus padres. Otros pueden tener un cónyuge o hijos que perdieron su trabajo. Sin embargo, otros pueden tener recursos o apoyo limitados en casa.

Si prestas atención a las personas, puedes aprender a detectar señales de angustia. Por ejemplo, algunas personas pueden tener un mal genio inusual; otros pueden expresar sus sentimientos con sarcasmo. Algunos pueden ser demasiado autocríticos. Otra señal de angustia es cuando las personas se quedan muy calladas y ocultan su tensión volviéndose remotas. Sin embargo, otros pueden recurrir a hablar rápidamente cuando se sienten aprensivos.

La gestión de relaciones está en el corazón de la inteligencia emocional. Es fácil descuidar el aspecto relacional del trabajo en tiempos de crisis. Por mucho que Zoom y otras plataformas virtuales nos ayuden a mantenernos en contacto, no se establece una buena relación comunicándose con una audiencia de computadoras.

Establecer un sentido de comunidad

Es posible que el trabajo desde casa haya erosionado la camaradería de equipo que surge al “ codearse” con la gente a diario, así que haga de la construcción de relaciones una prioridad cuando su lugar de trabajo vuelva a abrir.

Piense en las personas con las que necesita volver a conectarse a nivel humano, ya sea su gerente, subordinados directos, colegas, clientes o proveedores. Programe algunas actividades para construir relaciones en su calendario.

Si tiene responsabilidades de liderazgo o gestión, intente establecer un sentido de comunidad desde el principio y demuestre que se preocupa genuinamente por el bienestar de las personas. Puede hacerlo comunicándose con todos con más frecuencia de lo habitual. Pregúnteles cómo les va. Pregúnteles sobre sus familias. ¿Hay algún desafío en casa que los esté sobrecargando en este momento?

Una ex colega mía mencionó lo conmovida que estaba porque su gerente recordaba el nombre de su mascota. Sabiendo cuánto ama a su Labrador, le preguntó cómo estaba. ¡Me atrevería a decir que su ocupado jefe es una persona con una inteligencia emocional mejorada! Sin duda, en algún momento se había tomado el tiempo de anotar el nombre de la mascota.

Crear PAGpsicológico Sseguridad

Todos necesitamos sentirnos emocionalmente seguros para expresar nuestras ansiedades y pedir apoyo, y los gerentes pueden tomar la iniciativa. Considere, ¿qué obstáculos puede eliminar para facilitar la transición de su equipo? Recuerde a las personas cualquier recurso de bienestar que ofrezca su empresa u otro tipo de apoyo que conozca.

La gente puede preocuparse por las cosas más simples. Por ejemplo, una clienta mía de coaching, que quiere seguir evitando las peluquerías durante la pandemia, me confesó que le da vergüenza volver a la oficina porque su cabello se ha vuelto gris y no está recortado.

Hágale saber que está bien no ser perfecto. En estos tiempos que cambian rápidamente, la perfección es un objetivo en movimiento. Las personas pueden trabajar con información incompleta y retrasos imprevistos. Sea paciente y busque la conveniencia y la practicidad en lugar de la perfección.

Puede estar seguro de que todos recordarán cómo los trató su jefe en las difíciles primeras semanas después de regresar al trabajo.

Los impactos de COVID en la salud mental seguirán siendo significativos mucho después de que volvamos con nuestros compañeros de trabajo.

Asegúrese de aprovechar la paz y la calma que disfrutó desde el trabajo desde casa para fortalecer su propia resiliencia. Y aproveche su inteligencia emocional para ser comprensivo y empático con otras personas. No importa cuán llenos de presión puedan estar tus primeros días de regreso, suaviza tu acercamiento a los demás: la ansiedad estará aumentando.

En pocas palabras, sé amable contigo mismo y con tus semejantes.

Bruna Martinuzzi es coach, formadora, autora y colaboradora frecuente de Mind Tools, con sede en Vancouver, Canadá.

¿Has estado trabajando desde casa durante COVID? ¿Le preocupa volver al trabajo? ¿Te preguntas cómo reaccionará tu equipo? No dude en compartir sus experiencias y pensamientos en la sección de comentarios a continuación.

Error 403 The request cannot be completed because you have exceeded your quota. : quotaExceeded






¿De vuelta a la oficina? Trae tu inteligencia emocional

¿De vuelta a la oficina? Trae tu inteligencia emocional

Con el avance de la vacunación y la disminución de los casos de COVID-19, muchas empresas están comenzando a planificar el regreso a la oficina. Después de más de un año de trabajar desde casa, este cambio puede generar una mezcla de emociones en los empleados. Es por eso que es importante llevar contigo tu inteligencia emocional al momento de volver al entorno de trabajo físico.

¿Qué es la inteligencia emocional?

La inteligencia emocional es la habilidad de comprender, manejar y expresar nuestras propias emociones, así como también de reconocer, interpretar y responder adecuadamente a las emociones de los demás. Es una habilidad clave en el ámbito laboral, ya que nos ayuda a relacionarnos de manera efectiva con nuestros compañeros, superiores y clientes.

¿Por qué es importante llevar la inteligencia emocional a la oficina?

El regreso a la oficina después de un largo período de trabajo remoto puede ser estresante. Algunos empleados pueden sentir ansiedad, preocupación o dificultad para adaptarse a la nueva dinámica. En este sentido, la inteligencia emocional juega un papel fundamental.

Al utilizar la inteligencia emocional, los empleados pueden:

  1. Controlar y gestionar el estrés.
  2. Afrontar el cambio de manera positiva.
  3. Adaptarse a nuevas situaciones laborales.
  4. Resolver conflictos de forma constructiva.
  5. Mejorar la comunicación con los demás.

Un estudio realizado por el Instituto de Investigación Happiness Works demostró que las personas con alta inteligencia emocional tienen mayor satisfacción laboral, mejor rendimiento y se sienten más comprometidas con su trabajo.

¿Cómo desarrollar la inteligencia emocional?

Si deseas potenciar tu inteligencia emocional para el regreso a la oficina, aquí tienes algunas recomendaciones:

  1. Autoconocimiento: Toma conciencia de tus propias emociones y cómo influyen en tu comportamiento. Reflexiona sobre tus fortalezas y áreas de mejora en términos emocionales.
  2. Gestión emocional: Aprende a manejar tus emociones de manera saludable. Encuentra estrategias para lidiar con el estrés y el cambio.
  3. Empatía: Ponerte en el lugar de los demás y comprender sus emociones y perspectivas puede ayudarte a establecer relaciones más efectivas.
  4. Comunicación: Mejora tus habilidades de comunicación para expresar tus emociones y necesidades de manera clara y respetuosa.
  5. Resolución de conflictos: Aprende técnicas para resolver conflictos de manera constructiva, buscando soluciones puntuales y manteniendo la calma.

Recuerda que desarrollar la inteligencia emocional es un proceso continuo. Puedes buscar recursos adicionales como libros, cursos en línea o asesoramiento profesional para seguir fortaleciendo esta habilidad.

Enlaces útiles:


Deja un comentario