Comprender el conflicto: significado y fases del conflicto

El conflicto es una realidad presente en nuestra vida cotidiana, ya sea en nuestras relaciones personales, laborales o sociales. Comprender y manejar el conflicto de manera adecuada es fundamental para poder llevar a cabo una comunicación efectiva y construir relaciones sólidas. En este artículo, exploraremos el significado del conflicto, así como las diferentes fases que lo componen. Descubriremos cómo el conflicto puede convertirse en una oportunidad para el crecimiento y el desarrollo personal. ¡Acompáñanos en este viaje hacia la comprensión del conflicto!


Siempre que dos personas opinan de manera diferente, surge un conflicto. En el lenguaje común, el conflicto no es más que una pelea entre dos individuos o entre miembros de un grupo.

No hay dos personas que puedan pensar igual y definitivamente existe una diferencia en su proceso de pensamiento y en su comprensión. Los desacuerdos entre individuos conducen a conflictos y peleas.

El conflicto surge cuando los individuos tienen diferentes valores, opiniones, necesidades e intereses y no pueden encontrar un camino intermedio..

Entendamos mejor el conflicto

    Timo y José Trabajaban en el mismo equipo y eran mejores amigos. Un buen día, se les pidió que dieran su opinión sobre un proyecto concreto que les asignó su superior.

    Hubo un gran choque en su comprensión del proyecto y ambos no podían ponerse de acuerdo sobre las opiniones del otro. Tim quería ejecutar el proyecto de una manera particular que no le iba bien a Joe. El resultado de la diferencia de opiniones fue un conflicto entre los dos y ahora ambos simplemente no se soportan.

    El disimilitud El interés, el proceso de pensamiento, la naturaleza y la actitud de Tim y Joe dieron lugar a un conflicto entre los dos.

Comprender el conflicto: significado y fases del conflicto

El conflicto se define como un choque entre individuos que surge de una diferencia en el proceso de pensamiento, actitudes, comprensión, intereses, requisitos e incluso, a veces, percepciones..

Un conflicto resulta en discusiones acaloradas, abusos físicos y definitivamente pérdida de paz y armonía. De hecho, un conflicto puede cambiar las relaciones. Los amigos pueden convertirse en enemigos como resultado de un conflicto, como en el caso de Tim y Joe.

Un conflicto no sólo puede surgir entre individuos sino también entre países, partidos políticos y estados.

Un pequeño conflicto que no se controla en el momento adecuado puede provocar una gran guerra y divisiones entre países que provoquen grandes disturbios y discordias.

Es un hecho bien conocido que los vecinos son nuestro mayor activo, ya que siempre nos apoyan cuando los necesitamos.

Tomemos el ejemplo de India y China o, en realidad, India y Pakistán.

    India y Pakistán son hermanas gemelas ya que apenas hay diferencias en la cultura, religión, condiciones climáticas y hábitos alimenticios de las personas que viven en ambos países, pero aun así los dos países siempre están en desacuerdo y en realidad se desconoce la razón.

    Pequeños problemas entre los dos países han desencadenado un conflicto entre ellos que ahora se ha convertido en una gran preocupación para ambos países.

Los malentendidos y los choques de egos también provocan conflictos. Cada individuo tiene una forma diferente de ver las cosas y reaccionar ante diversas situaciones.

    Mike quería encontrarse con Jason en la iglesia. Llamó a Jason y la siguiente fue la conversación entre ellos.

    Mike – «Jason, quiero verte mañana a las 9»

    Jason intentó llamar al número de Mike varias veces pero no pudo hablar con él. Mike esperó todo el día a Jason y finalmente hubo una pelea importante entre ellos.

    Para Mike, 9 significaba las 9 de la mañana, mientras que Jason lo malinterpretó como las 9 de la noche y, por lo tanto, surgió un conflicto importante entre los dos.

Siempre es recomendable ser muy claro y muy específico para evitar malos entendidos y conflictos.

Cualquier comentario o sugerencia de un individuo podría no ir muy bien con otro, lo que provocaría un gran disgusto. Podría herir el ego de la otra persona y provocar una pelea y un gran desacuerdo.

Fases del conflicto

Un conflicto tiene cinco fases.

  1. Preludio al conflicto – Involucra todos los factores que posiblemente surjan un conflicto entre individuos.

    La falta de coordinación, las diferencias de intereses, las diferencias culturales, religiosas y educativas son factores decisivos para que surja un conflicto.

  2. Evento desencadenante – Ningún conflicto puede surgir por sí solo. Tiene que haber un evento que desencadene el conflicto.

      Jenny y Ali nunca se llevaron muy bien. Eran de diferentes orígenes culturales, un factor muy fuerte para la posibilidad de un conflicto.

      Ali estaba en medio de una presentación cuando Jenny se levantó y lo criticó por la falta de contenido relevante en su presentación, desencadenando así el conflicto entre ellos.

  3. Fase de Iniciación – La fase de iniciación es en realidad la fase en la que el conflicto ya ha comenzado.

    Argumentos acalorados, abusos, desacuerdos verbales son todas alarmas que indican que la lucha ya ha comenzado.

  4. Fase de Diferenciación – Es la fase en la que los individuos expresan sus diferencias entre sí. Las razones del conflicto se plantean en la fase de diferenciación.
  5. Fase de Resolución – Un conflicto no lleva a ninguna parte. Los individuos deben intentar llegar a un acuerdo hasta cierto punto y resolver el conflicto pronto.

    La fase de resolución explora las diversas opciones para resolver el conflicto.

Los conflictos pueden ser de muchos tipos, como conflicto verbal, conflicto religioso, conflicto emocional, conflicto social, conflicto personal, conflicto organizacional, conflicto comunitario, etc.

Los conflictos y las peleas entre ellos nunca conducen a una conclusión. Si no estás en la misma línea que el otro individuo, nunca pelees, en lugar de eso, intenta tu mejor nivel para resolver tus diferencias.

La discusión es siempre una forma mejor y más sabia de adoptar que los conflictos.



Autoría/Referencia – Acerca del autor(es)


Error 403 The request cannot be completed because you have exceeded your quota. : quotaExceeded






Comprender el conflicto: significado y fases del conflicto

Comprender el conflicto: significado y fases del conflicto

El conflicto es una parte inevitable de la vida, tanto a nivel individual como colectivo. Si bien a menudo se asocia con sentimientos negativos, también puede ser una oportunidad para el crecimiento, la resolución de problemas y el fortalecimiento de las relaciones. Para comprender mejor este fenómeno y cómo afecta a nuestras vidas, es importante conocer su significado y las fases por las que pasa.

¿Qué es el conflicto?

El conflicto se define como la divergencia de intereses o la oposición de ideas, objetivos o valores entre dos o más partes. Puede surgir en diferentes ámbitos, como relaciones personales, entornos laborales o conflictos internacionales.

El conflicto no siempre es negativo. Puede surgir debido a diferencias naturales entre las personas, o como resultado de desafíos y cambios en nuestro entorno. Al abordar el conflicto de manera adecuada, podemos aprender a manejar las situaciones difíciles y encontrar soluciones mutuamente beneficiosas.

Fases del conflicto

El conflicto pasa por varias fases, cada una con características específicas. Es importante comprender estas etapas para poder abordar el conflicto de manera efectiva. A continuación, se presentan las fases más comunes del conflicto:

  1. Latencia o antecedentes: en esta etapa, los factores que pueden generar conflicto están presentes, pero aún no han surgido los desencadenantes para que se manifieste el conflicto en sí. Puede haber tensiones o desacuerdos latentes entre las partes involucradas.
  2. Desencadenante o incidente específico: en esta fase, ocurre un evento o incidente que desencadena el conflicto. Puede ser una discusión acalorada, una diferencia irreconciliable o un choque de valores.
  3. Reacción y escalamiento: una vez que el conflicto se ha desencadenado, las emociones y las tensiones aumentan. Las partes involucradas pueden expresar su descontento, tomar posiciones más radicales o buscar apoyo externo.
  4. Negociación y resolución: en esta etapa, las partes tratan de encontrar un terreno común y buscar soluciones mediante el diálogo, la negociación y la búsqueda de compromisos. El objetivo es llegar a un acuerdo mutuamente satisfactorio.
  5. Resultados y seguimiento: una vez que se ha alcanzado la resolución, es importante evaluar los resultados y realizar un seguimiento para asegurarse de que se mantenga en el tiempo. Esto puede implicar cambios en las dinámicas relacionales o implementación de medidas preventivas para evitar futuros conflictos.

Es esencial recordar que cada conflicto es único y puede tener diferentes fases o variaciones. Sin embargo, entender estas fases generales puede ayudarnos a manejar y resolver los conflictos de manera más efectiva.

Referencias externas:

  • Para obtener más información sobre la gestión de conflictos, visita Mind Tools.
  • La Universidad de California ofrece una guía útil sobre la resolución constructiva de conflictos, disponible aquí.
  • Mediate.com proporciona consejos para identificar y resolver conflictos efectivamente.


Deja un comentario