Cómo gestionar los conflictos en una organización: 13 formas de hacerlo

La gestión de conflictos en una organización es fundamental para mantener un ambiente laboral armonioso y productivo. En cualquier empresa, es normal que surjan diferencias de opinión o situaciones que generen tensiones entre los miembros del equipo. Sin embargo, saber cómo gestionar estos conflictos de manera efectiva puede marcar la diferencia entre el éxito y el fracaso de un proyecto. En este artículo te presentaremos 13 formas de manejar los conflictos en una organización, para que puedas construir relaciones sólidas y alcanzar tus objetivos de manera efectiva. ¡Sigue leyendo y descubre cómo lograrlo!

Técnicas para gestionar conflictos en el lugar de trabajo

El conflicto es inevitable y por eso es necesario gestionarlo. El conflicto tiene impactos tanto positivos como negativos. La gestión de conflictos es el proceso donde se eliminan los conflictos negativos y se toman en consideración los conflictos positivos o constructivos para aprovecharlos.

Para gestionar los conflictos es necesario estimular y manejar hábilmente los conflictos constructivos, por un lado, y resolver o limitar los conflictos disfuncionales, por el otro. Por lo tanto, antes de gestionar un conflicto, se deben determinar sus consecuencias, ya que pueden ayudar o perjudicar a la organización.

Conflicto constructivo significa conflicto que tiene algunos lados positivos que son beneficiosos para la organización. Este tipo de conflicto debe gestionarse. Y los conflictos disfuncionales sólo tienen impactos negativos en la organización, por lo que se deben descartar esos tipos de conflictos.

Por tanto, es necesario estimular el conflicto constructivo o funcional. Pero los conflictos destructivos o negativos deben eliminarse mediante medidas preventivas o correctivas. Un gerente debe buscar un nivel de conflicto apropiado a la condición existente.

Técnica para gestionar conflictos en una organización

Aquí discutiremos cómo estimular el conflicto. ¿Cómo prevenir conflictos? y ¿Cómo resolver conflictos?

Especialmente, existen tres estrategias, técnicas, enfoques o mecanismos principales para la gestión de conflictos en una organización: estimulación de conflictos, prevención de conflictos y resolución de conflictos.

Relacionado: ¿Qué es la Gestión Estratégica?

Dentro de estas tres técnicas, también hay 13 técnicas para gestionar conflictos, son (ver en la imagen):

Técnicas de estimulación de conflictos

El conflicto no siempre es negativo. Estimular el conflicto a veces tiene un efecto positivo en el progreso de una organización. Una situación en la que el conflicto es demasiado bajo generalmente involucra a personas que aceptan pasivamente las cosas tal como son, en lugar de tratar siempre de minimizar el conflicto.

Algunas técnicas de estimulación comunes para gestionar conflictos incluyen:

Reorganizando:

Cambiar la estructura de una organización es la mejor manera de crear conflictos. Romper los viejos grupos de trabajo y departamentos y reorganizarlos para que tengan nuevos participantes o responsabilidades. Una acción así creará incertidumbres que exigirán reajustes inmediatos.

Leer también: ¿Qué es organizar en la gestión?

El conflicto que se desarrolla durante este período puede, en última instancia, conducir a mejores métodos de operaciones a medida que los miembros intenten adaptarse a nuevas circunstancias.

Comunicación:

Los gerentes pueden manipular los mensajes para estimular el conflicto. Los mensajes ambiguos o amenazantes, por ejemplo, que se va a abolir un departamento, pueden reducir la apatía, estimular nuevas ideas y forzar una reevaluación de las prácticas existentes.

Los rumores pueden planificarse intelectualmente en el sistema de comunicación normal. A veces, un gerente también puede redirigir mensajes y alterar canales para fomentar el conflicto.

Fomentar la competencia:

El uso de bonificaciones, pagos de incentivos y premios por desempeño excelente estimularán la competencia. Como es difícil para un grupo superar al otro, se producirá un conflicto constructivo.

]

Traer forasteros:

La dirección puede sacudir una organización estancada incorporando personas cuyas actitudes, valores y estilos difieren significativamente de las normas predominantes. Cuando personas tan heterogéneas se unen a la organización, el status quo se altera. Se pueden desarrollar opiniones divergentes, ideas innovadoras y originalidad.

Técnicas de prevención de conflictos

En ocasiones, los conflictos alcanzan niveles alarmantes y afectan desfavorablemente el desempeño laboral en una organización. En tal caso, los gerentes deben prevenirlos y atenuarlos un poco. Algunos métodos de prevención de conflictos para la gestión de conflictos son los siguientes:

Metas súper ordenadas:

Un objetivo superior es un objetivo común que atrae a todas las partes involucradas en el conflicto y no puede lograrse con los recursos de ninguna de las partes por separado. Los objetivos superiores exigen interdependencia y cooperación entre departamentos.

Por ejemplo, una competencia severa puede obligar a diferentes departamentos a trabajar juntos para asegurar la supervivencia y el crecimiento de la organización.

Reducir la interdependencia:

El potencial de conflicto es muy alto en situaciones en las que dos departamentos tienen que trabajar de forma interdependiente y compartir recursos escasos. Como resultado de esto, se reducirán la dependencia mutua, los desacuerdos y los conflictos.

Intercambio de Personal:

La rotación de empleados en departamentos interdependientes mejora las percepciones y la comprensión, lo que ayuda en la gestión de conflictos. Se reducen las perspectivas estrechas, las lealtades de departamento y los malentendidos creados por los límites organizacionales. Los empleados se vuelven más considerados y cooperativos.

Grupo de Enlace o Integradores:

Se podrán nombrar intermediarios aceptables para las unidades interdependientes para negociar entre los grupos en conflicto. El árbitro tiene que utilizar su experiencia y persuasión para lograr la coordinación y unir a las personas. Debe comprender los problemas de cada uno y ser capaz de unir a ambos grupos hacia una solución mutuamente aceptable.

Apelación a la autoridad superior:

Cuando el conflicto no puede resolverse a nivel de las partes involucradas, se puede denominar posición superior. Dado que el superior tiene autoridad para dictar a ambas partes, puede lograr unir a las partes en conflicto.

Técnicas de resolución de conflictos

El conflicto en una organización es inevitable. A veces los mejores directivos se encuentran en medio de un conflicto disfuncional. Resolución de conflictos significa una situación en la que se eliminan las razones subrayadas de un conflicto determinado.

Los gerentes pueden utilizar una serie de técnicas para resolver el conflicto. A continuación se presentan las cuatro técnicas de resolución de conflictos más comunes para gestionar los conflictos en la organización.

Resolución de problemas:

La resolución de problemas implica reunir a las partes en conflicto para compartir sus problemas. La atención se centra en compartir información para evitar malentendidos y descubrir áreas de interés común. No se permite la discusión sobre quién tiene razón o quién no, pero sólo se permite la discusión con respecto a la identificación de problemas y posibles soluciones a alternativas.

Se debe desarrollar un entorno de confianza y apertura en el que ninguna persona sienta que tiene que ganar todas las batallas para mantener el respeto por sí misma. Este método es adecuado para resolver conflictos resultantes de confusión.

Lea también: ¿Qué es un equipo? Definición, características, tipos y estrategias para gestionar

Acomodando/Suavizando:

Suavizar implica restar importancia a las diferencias entre las partes en conflicto y resaltar las similitudes y áreas de acuerdo y coexistencia pacífica mediante el reconocimiento del interés común en el objetivo. La división de sentimientos elimina la confusión y ambos participantes se dan cuenta de que no están muy lejos.

La suavización puede ser útil cuando el conflicto está asociado con sentimientos agresivos entre las partes y se necesitan soluciones temporales a corto plazo.

Comprometiendo:

Este es un método tradicional de resolución de conflictos para gestionar conflictos. El compromiso es un proceso de negociación en el que las partes negocian sobre la base de principios de dar y recibir para llegar a un acuerdo mutuamente aceptable.

Suele practicarse cuando el conflicto incluye variaciones de objetivos, actitudes o valores. No hay un héroe o un fracaso por separado porque cada parte debe perder algo a cambio de una concesión.

Es la forma más típica de abordar los conflictos entre trabajadores y empresas. Sin embargo, llegar a un acuerdo requiere tiempo que la dirección tal vez no siempre pueda permitirse. La cantidad entregada por cada parte en la gestión o resolución de conflictos pasa a estar en relación directa con su fuerza.

Evitación (Evitar):

Evitar es una decisión deliberada de eludir un conflicto pero resolver el problema, posponer abordarlo para más tarde o retirarse de una situación conflictiva. En determinadas situaciones, puede ser apropiado evitar un conflicto. Esta técnica de resolución de conflictos es útil cuando las cuestiones involucradas en un conflicto son de naturaleza muy menor o cuando cuestiones más importantes merecen atención.

La estrategia de evitación debe aplicarse cuando uno siente que las personas en una organización deben calmarse para que el problema pueda manejarse más adelante en un mejor ambiente psicológico.

Leer siguiente: ¿Cómo gestionar equipos en la organización? ¡10 consejos para el éxito!

Error 403 The request cannot be completed because you have exceeded your quota. : quotaExceeded




Cómo gestionar los conflictos en una organización: 13 formas de hacerlo

Preguntas frecuentes sobre la gestión de conflictos en una organización

Los conflictos son una parte inevitable de la vida en una organización. Sin embargo, si se manejan adecuadamente, pueden ser una oportunidad para el crecimiento y la mejora. A continuación, respondemos a algunas preguntas frecuentes sobre cómo gestionar los conflictos en una organización:

1. ¿Qué es la gestión de conflictos?

La gestión de conflictos se refiere al conjunto de estrategias y técnicas utilizadas para resolver y gestionar eficazmente los conflictos que surgen en una organización. Implica identificar las causas subyacentes del conflicto y encontrar soluciones que beneficien a todas las partes involucradas.

2. ¿Por qué es importante gestionar los conflictos en una organización?

La gestión de conflictos es importante porque permite mejorar la comunicación y las relaciones entre los miembros de la organización. También promueve un ambiente de trabajo más saludable y productivo, donde se pueden encontrar soluciones creativas y constructivas a los problemas.

3. ¿Cuáles son las causas comunes de los conflictos en una organización?

Las causas comunes de los conflictos en una organización pueden incluir diferencias de opinión, falta de comunicación, competencia por recursos limitados, diferencias culturales y conflictos de personalidad. Es crucial identificar y abordar estas causas para resolver los conflictos de manera efectiva.

4. ¿Cuál es el papel del líder en la gestión de conflictos?

El líder tiene un papel fundamental en la gestión de conflictos. Debe actuar como mediador imparcial, facilitar la comunicación entre las partes y encontrar soluciones que promuevan el consenso y la colaboración. Además, el líder debe fomentar una cultura de apertura y respeto en la organización.

5. ¿Existen diferentes enfoques para gestionar los conflictos?

Sí, existen diferentes enfoques para gestionar los conflictos. Algunos enfoques incluyen la resolución colaborativa, donde todas las partes trabajan juntas para encontrar una solución que beneficie a todos, y la resolución competitiva, donde se busca obtener la ventaja sobre la otra parte involucrada.

6. ¿Qué estrategias se pueden utilizar para gestionar los conflictos?

Existen diversas estrategias para gestionar los conflictos en una organización. Algunas de ellas incluyen la comunicación abierta y transparente, la negociación, la mediación, el establecimiento de límites claros y el fomento de un ambiente de trabajo colaborativo.

7. ¿Cuáles son los beneficios de una gestión de conflictos efectiva?

Una gestión de conflictos efectiva puede tener varios beneficios, como mejorar la moral y el compromiso de los empleados, incrementar la productividad, reducir el estrés en el lugar de trabajo y fortalecer las relaciones interpersonales.

8. ¿Cuáles son las consecuencias de una gestión de conflictos deficiente?

Una gestión de conflictos deficiente puede llevar a un ambiente de trabajo tóxico, deteriorar las relaciones entre los miembros de la organización y afectar negativamente la productividad y los resultados finales.

9. ¿Cuándo se debe buscar ayuda externa para gestionar un conflicto?

Se debe buscar ayuda externa para gestionar un conflicto cuando las partes involucradas no pueden encontrar una solución por sí mismas, cuando hay tensión o falta de confianza entre las partes, o cuando el conflicto tiene un impacto negativo significativo en la organización.

10. ¿Qué papel juega la comunicación en la gestión de conflictos?

La comunicación desempeña un papel fundamental en la gestión de conflictos. Es importante fomentar una comunicación abierta y honesta, escuchar activamente a todas las partes involucradas y buscar entender sus perspectivas antes de intentar encontrar una solución.

11. ¿Cuál es el impacto de los conflictos no resueltos en una organización?

Los conflictos no resueltos pueden tener un impacto negativo en una organización. Pueden dar lugar a un clima laboral tóxico, disminuir la motivación y la moral de los empleados, y afectar la productividad y la eficiencia global de la organización.

12. ¿Es posible prevenir los conflictos en una organización?

Aunque es difícil prevenir completamente los conflictos, es posible implementar medidas preventivas para reducir su frecuencia y gravedad. Esto puede incluir fomentar una cultura de comunicación abierta, establecer políticas y procedimientos claros, y proporcionar capacitación en resolución de conflictos a los miembros de la organización.

13. ¿Se puede aprender a gestionar los conflictos?

Sí, la gestión de conflictos es una habilidad que se puede aprender y desarrollar con la práctica y la experiencia. Participar en programas de capacitación en resolución de conflictos y buscar oportunidades para poner en práctica las habilidades adquiridas son formas efectivas de mejorar en la gestión de conflictos.

Esperamos que estas respuestas a preguntas frecuentes sobre la gestión de conflictos en una organización te hayan sido útiles. Recuerda que una gestión eficaz de los conflictos puede impulsar el crecimiento y el éxito de tu organización. Para obtener más información sobre este tema, te recomendamos consultar los siguientes recursos:


Deja un comentario