¡Cometí un error! ¿Debo quedarme callado?

¡Cometí un error! ¿Debo quedarme callado?

Todos nos hemos enfrentado en algún momento de nuestras vidas a situaciones en las que hemos cometido errores. Desde pequeñas equivocaciones en nuestro día a día hasta errores más significativos en el ámbito laboral o personal, los errores forman parte inevitable de nuestra existencia. Pero, ¿qué hacemos cuando nos damos cuenta de que hemos cometido un error? La tentación de quedarnos callados y esperar a que pase desapercibido puede ser fuerte, pero ¿realmente es la mejor opción? En este artículo, exploraremos la importancia de enfrentar nuestros errores y la verdadera valentía que implica reconocerlos y corregirlos. Descubre por qué permanecer en silencio puede no ser la respuesta adecuada y cómo asumir tus errores puede llevarte hacia un crecimiento personal y profesional. ¡No te lo pierdas!

Todos cometemos errores. Y apuesto a que cualquiera que diga que no ha cometido un error no ha logrado mucho en la vida.

Un genio anónimo dijo una vez: «Cuando se trata de nuestros propios errores somos muy buenos abogados. Cuando se trata de los errores de otros somos muy buenos jueces». Cuando cometemos un gran error, algunos de nuestros primeros pensamientos podrían ser: «¡Oh, oh! ¿Quién se va a enterar de esto?». O «¿Puedo mantener esto en silencio?»

Quizás tengas la suerte de tener la oportunidad de reparar el daño antes de que alguien se entere. Pero si su error se nota instantáneamente o tiene repercusiones inmediatas, lo mejor que puede hacer es reconocerlo, disculparse y hacer lo que pueda para corregirlo.

Lo más probable es que una rápida admisión de un error honesto no suponga una pena más severa que un golpe en los nudillos.

Pero si intentas ocultar un error, estás en el camino hacia un peligroso juego de encubrimiento. ¡Y eso es algo que ha estado mal visto durante siglos! Confucio desaconsejó este enfoque hace 2.500 años. Dijo: «No os avergoncéis de los errores y convirtidlos así en crímenes».

Y Howard Baker, un ex senador estadounidense que investigó el el escándalo de Watergate advirtió: «Casi siempre es el encubrimiento y no el evento lo que causa problemas».

Si confesamos, ¿tiene que ser al jefe? No necesariamente, según el escritor y experto en relaciones públicas Ashley Cobert. Escribiendo para theuse.comdijo, «Decida cuál es la persona más apropiada para contarle. Acérquese a esa persona con una descripción clara y concisa de lo que sucedió. Dígale que apreciaría su ayuda y que comprende que está utilizando su valioso tiempo. Discúlpese, una vez, y luego presenta tus soluciones.»

Al menos nos cubrimos contra la posibilidad de que nuestro jefe se entere y nos acuse de encubrir nuestros «crímenes» si podemos decir que hemos llamado la atención de alguien sobre nuestros errores.

Volvamos al momento que te revuelve el estómago cuando te diste cuenta de que habías sido «un aullador». República Tecnológica El consejo del escritor Alan Norton es «respirar profundamente unas cuantas veces» y luego hacerse algunas preguntas pertinentes, como por ejemplo:

  • ¿Asumiré riesgos innecesarios y peligrosos para corregir mi error?
  • ¿Estoy perdido y necesito ayuda?
  • ¿Puedo solucionar este problema sin empeorarlo?

A menudo, podrá solucionar un error sin necesidad de hacer sonar una alarma. Pero si das un paso adelante y asumes la responsabilidad de ello, experto en desarrollo profesional Kayla Krupnick Walsh Da este último consejo: ¡mantén la calma! Ella dicho, «Tu comportamiento se contagiará a la persona con la que estás hablando. Si estás agitado, ella también lo estará».

¿Ha tenido su propio dilema de desastre? ¿Cómo decidiste qué hacer y qué aprendiste de la experiencia? Comparta sus consejos y consultas en la sección de comentarios a continuación.

Error 403 The request cannot be completed because you have exceeded your quota. : quotaExceeded




¡Cometí un error! ¿Debo quedarme callado?

¡Cometí un error! ¿Debo quedarme callado?

Cometer errores es algo completamente normal y humano. Todos nos equivocamos en algún momento de nuestras vidas. Sin embargo, cuando nos encontramos en estas situaciones, a menudo nos preguntamos si debemos admitir nuestro error o simplemente quedarnos callados. En este artículo, responderemos algunas de las preguntas frecuentes sobre qué hacer cuando cometemos un error.

¿Debo admitir mi error?

¡Definitivamente! Admitir tu error es un paso importante hacia la resolución del problema. Al reconocer lo que has hecho mal, demuestras tu madurez y disposición para aprender de tus errores. No solo evitarás futuros problemas, sino que también ganarás el respeto y la confianza de aquellos que se ven afectados por tu error.

Referencia: Psychology Today – Cómo admitir tus errores

¿Qué hacer después de cometer un error?

Después de admitir tu error, es importante tomar medidas para rectificar la situación. Evalúa el impacto de tu error y determina las acciones correctivas necesarias para prevenirlo en el futuro. Esto puede incluir disculparse con las personas afectadas, ofrecer una solución o buscar asesoramiento adicional para evitar cometer el mismo error nuevamente.

¿Qué pasa si me quedo callado?

Optar por quedarte callado puede parecer una opción más fácil en el corto plazo, pero definitivamente no es la solución adecuada. Al no admitir tu error, corres el riesgo de dañar relaciones personales o profesionales, así como de no tener la oportunidad de aprender y crecer como persona. Negar tus errores puede incluso generar desconfianza y resentimiento en aquellos que se ven afectados por ellos.

Referencia: Wikihow – Cómo admitir un error

¿Cómo lidiar con las consecuencias de mi error?

Las consecuencias de cometer un error pueden variar según la situación. Es importante enfrentarlas con responsabilidad y determinación. Acepta las críticas constructivas que puedas recibir, establece un plan de acción para enmendar los efectos negativos y mantén una actitud positiva mientras trabajas en solucionar las repercusiones de tu error.

¿Puedo aprender algo de mis errores?

Sin duda alguna. Los errores son oportunidades de aprendizaje invaluable. Al analizar y reflexionar sobre tus errores, podrás identificar áreas de mejora y crecimiento personal. Aprender de tus errores te permitirá desarrollarte y evolucionar en diversos aspectos de tu vida, tanto personal como profesionalmente.

Referencia: Inc.com – 10 formas de aprender de tus errores

Conclusión

Cometer errores es humano, pero cómo reaccionamos ante ellos es lo que realmente importa. Admitir nuestros errores y tomar medidas para enmendarlos es fundamental para nuestro crecimiento y desarrollo personal. No te quedes callado, aprende de tus errores y utilízalos como oportunidades para mejorar. Recuerda que incluso los errores pueden ser una valiosa fuente de aprendizaje.


Deja un comentario