BHAG – Gran objetivo audaz y peludo

¿Te has preguntado alguna vez cómo las empresas más exitosas del mundo logran alcanzar sus metas más ambiciosas? La respuesta está en los BHAG, el acrónimo de «Big Hairy Audacious Goal» o «Gran Objetivo Audaz y Peludo». Estos objetivos desafiantes son clave para impulsar el crecimiento y la innovación en las organizaciones, y en este artículo te contaremos todo lo que necesitas saber sobre ellos. Descubre cómo los BHAG pueden transformar el rumbo de tu empresa y llevarla a un nivel completamente nuevo. ¡Prepárate para superar tus propios límites y alcanzar resultados extraordinarios con un BHAG!

Boeing Corporation es un excelente ejemplo de cómo las empresas altamente visionarias suelen utilizar misiones audaces, o lo que preferimos llamar BHAG (pronunciado bruja abeja, abreviatura de «Big Hairy Audacious Goals»)– como un mecanismo particularmente poderoso para estimular el progreso. Un BHAG no es el solo mecanismo poderoso para estimular el progreso, ni todas las empresas visionarias lo utilizan ampliamente (algunas, como 3M y HP, prefieren confiar principalmente en otros mecanismos para estimular el progreso, como veremos en capítulos posteriores). Sin embargo, encontramos más evidencia de este poderoso mecanismo en las empresas visionarias y menos evidencia de él en las empresas de comparación en catorce de dieciocho casos. En tres casos encontramos que la empresa visionaria y la empresa de comparación no se distinguían entre sí con respecto a los BHAG. En un caso, encontramos más pruebas del uso de BHAG en la empresa de comparación.

Todas las empresas tienen objetivos. Pero hay una diferencia entre simplemente tener una meta y comprometerse con un desafío enorme y desalentador, como una gran montaña que escalar. Pensemos en la misión lunar de los años 60. El presidente Kennedy y sus asesores podrían haber ido a una sala de conferencias y redactar algo como «Reforcemos nuestro programa espacial» o alguna otra declaración tan vacía. La evaluación científica más optimista sobre las posibilidades de éxito de la misión lunar en 1961 era de cincuenta por ciento y la mayoría de los expertos eran, de hecho, más pesimistas. Sin embargo, el Congreso acordó (por una suma inmediata de 549 millones de dólares y miles de millones más en los siguientes cinco años) con la proclamación de Kennedy el 25 de mayo de 1961, «que esta nación debería comprometerse a lograr la meta, antes de que termine esta década». , de llevar un hombre a la Luna y devolverlo sano y salvo a la Tierra.» Dadas las probabilidades, un compromiso tan audaz fue, en ese momento, escandaloso. Pero eso es parte de lo que lo convirtió en un mecanismo tan poderoso para lograr que Estados Unidos, todavía atontado por los años cincuenta y la era Eisenhower, avanzara vigorosamente.

Un objetivo claro y convincente

Al igual que la misión lunar, un verdadero BHAG es claro y convincente y sirve como punto focal unificador de esfuerzo, lo que a menudo crea un inmenso espíritu de equipo. Tiene una línea de meta clara, para que la organización pueda saber cuándo ha alcanzado el objetivo; A la gente le gusta apuntar a la meta.

Un BHAG involucra a las personas: se extiende y las atrapa en el estómago. Es tangible, energizante y altamente enfocado. La gente lo «entiende» de inmediato; requiere poca o ninguna explicación.

La misión lunar no necesitó un comité que pasara horas interminables redactando el objetivo en una «declaración de misión» detallada, sin sentido e imposible de recordar. No, el objetivo en sí –la montaña que escalar– era tan fácil de comprender, tan convincente por derecho propio, que podía decirse de cien maneras diferentes y, sin embargo, ser fácilmente comprendido por todos. Cuando una expedición se propone escalar el Monte Everest, no necesita una complicada «declaración de misión» de tres páginas para explicar qué es el Monte Everest. Piense en su propia organización. ¿Tiene declaraciones detalladas flotando por ahí, pero no hay objetivos estimulantes y audaces con la claridad convincente de la misión a la luna, la escalada del Monte Everest o los BHAG corporativos de este capítulo? La mayoría de las declaraciones corporativas que hemos visto hacen poco para provocar un avance (aunque algunas ayudan a preservar el núcleo). Sin embargo, para estimular el progreso, lo alentamos a pensar más allá de la declaración corporativa tradicional y considerar el poderoso mecanismo de un BHAG.

Al reflexionar sobre los desafíos que enfrenta una empresa como General Electric, el director general Jack Welch afirmó que el primer paso –antes que todos los demás– es que la empresa «defina su destino en términos amplios pero claros. Se necesita un mensaje global, algo grande, pero simple y comprensible.» ¿Cómo qué? A GE se le ocurrió lo siguiente: «Convertirnos en el número 1 o 2 en cada mercado al que servimos y revolucionar esta empresa para que tenga la velocidad y agilidad de una pequeña empresa». Los empleados de GE comprendieron y recordaron plenamente la BHAG. Ahora comparemos la claridad convincente del BHAG de GE con la «declaración de visión» difícil de entender y de recordar articulada por Westinghouse en 1989:

Energia General:

Westinghouse:

Conviértase en el número 1 o 2 en todos los mercados a los que servimos y revolucione esta empresa para tener la velocidad y agilidad de una pequeña empresa.

Calidad total
Liderazgo de mercado
Impulsado por la tecnología
Global
Crecimiento enfocado
Diversificado

La cuestión aquí no es que GE tuviera el objetivo «correcto» y Westinghouse el objetivo «equivocado». La cuestión es que el objetivo de GE era claro, convincente y más probable que estimulara el progreso, como la misión a la Luna. Si una empresa tiene el BHAG adecuado o si el BHAG hace que la gente vaya en la dirección correcta no son cuestiones irrelevantes, pero pasan por alto el punto esencial. De hecho, el básico El objetivo de un BHAG se capta mejor en preguntas como: «¿Estimula el progreso? ¿Crea impulso? ¿Hace que la gente se ponga en marcha? ¿Hace que la gente fluya? ¿Lo encuentran estimulante, excitante y aventurero? ¿Están dispuestos a hacerlo?». ¿poner en ello sus talentos creativos y sus energías humanas?»

Error 403 The request cannot be completed because you have exceeded your quota. : quotaExceeded




Preguntas frecuentes sobre BHAG – Gran objetivo audaz y peludo

Preguntas frecuentes sobre BHAG – Gran objetivo audaz y peludo

¿Qué es un BHAG?

Un BHAG (Big Hairy Audacious Goal) es un término acuñado por los autores Jim Collins y Jerry Porras en su libro «Built to Last». Se trata de un objetivo ambicioso y desafiante que inspira y guía a una empresa a largo plazo.

¿Cuál es la importancia de establecer un BHAG?

Establecer un BHAG es importante porque proporciona un propósito claro a una organización y ayuda a alinear a todos los miembros del equipo hacia una visión compartida. Además, un BHAG audaz y peludo fomenta la innovación y el crecimiento y puede conducir a resultados extraordinarios.

¿Cómo se debe formular un BHAG?

Formular un BHAG requiere seguir ciertos principios. Debe ser claro, concreto y medible, pero al mismo tiempo desafiante y motivador. Debe tener una perspectiva a largo plazo y ser compatible con los valores y la misión de la empresa.

¿Cuáles son algunos ejemplos de BHAG exitosos?

Algunos ejemplos de BHAG exitosos incluyen el objetivo de Google de «organizar la información del mundo y hacerla universalmente accesible y útil», el BHAG de Microsoft de «poner una computadora en cada escritorio y en cada hogar» y el objetivo de SpaceX de «hacer que la vida multiplanetaria sea una realidad».

¿Cómo se diferencia un BHAG de otros tipos de objetivos?

Un BHAG se diferencia de otros tipos de objetivos por su naturaleza audaz y desafiante. Mientras que otros objetivos pueden ser más realistas y alcanzables a corto plazo, un BHAG se enfoca en una visión a largo plazo y busca impulsar un cambio significativo en la organización o en la sociedad en general.

¿Qué beneficios puede traer un BHAG a una empresa?

Establecer un BHAG puede traer varios beneficios a una empresa. En primer lugar, puede inspirar y motivar a los empleados, lo que aumenta la productividad y el compromiso. Además, un BHAG audaz puede generar interés de los medios y atraer la atención de nuevos clientes y socios potenciales. También puede impulsar la innovación y el crecimiento, ya que requiere pensar de manera creativa y buscar soluciones únicas para alcanzar el objetivo.

¿Es posible ajustar un BHAG a lo largo del tiempo?

Sí, es posible ajustar un BHAG a lo largo del tiempo. A medida que una empresa crece y evoluciona, puede ser necesario reevaluar y ajustar el BHAG para que siga siendo relevante y desafiante. Sin embargo, es importante asegurarse de que cualquier ajuste mantenga la integridad y la esencia del BHAG original.

¿Qué ejemplos existen de empresas que han logrado alcanzar su BHAG?

Existen varias empresas que han logrado alcanzar o están en buen camino de lograr su BHAG. Algunos ejemplos incluyen Apple con su objetivo de revolucionar la industria de la computación personal, Tesla con su objetivo de acelerar la transición hacia la energía sostenible y Amazon con su objetivo de ser «la tienda más centrada en el cliente del mundo en línea».

Recursos adicionales

Si deseas obtener más información sobre BHAG y cómo establecer objetivos audaces para tu empresa, te recomendamos consultar los siguientes recursos externos:

  1. Built to Last: Successful Habits of Visionary Companies – Libro de Jim Collins y Jerry Porras que explora el concepto de BHAG y ofrece ejemplos de empresas exitosas.
  2. Building Your Company’s Vision – Artículo de Jim Collins y Jerry Porras publicado en Harvard Business Review, que proporciona una guía práctica para crear un BHAG efectivo.
  3. How great leaders inspire action – Conferencia TED de Simon Sinek que explora la importancia de tener un propósito claro y audaz en el liderazgo empresarial.


Deja un comentario