7 errores y sesgos comunes en la resolución de problemas (explicados)

La resolución de problemas es una habilidad esencial en todos los aspectos de la vida. Desde resolver un rompecabezas hasta tomar decisiones importantes, este proceso nos permite encontrar soluciones efectivas. Sin embargo, a menudo cometemos errores y sesgos que afectan nuestra capacidad para resolver problemas de manera óptima. En este artículo, exploraremos los 7 errores y sesgos más comunes en la resolución de problemas, y te explicaremos cómo evitarlos. ¡Prepárate para mejorar tus habilidades para resolver problemas de forma efectiva y tomar decisiones acertadas!

Sesgos y errores en la resolución de problemas

La toma de decisiones es una tarea difícil y compleja porque implica cognición. Quienes toman las decisiones dependen en gran medida de sus experiencias pasadas como guía para tomar decisiones de manera rápida e inteligente, lo que les impide mejorar la calidad y la corrección de las decisiones. Los atajos que utilizan los llevan a diferentes sesgos y errores en la resolución de problemas. Algunos de estos sesgos y errores son los siguientes:

Sesgo de confirmación

Uno de los obstáculos que nos lleva a resolver el problema es nuestra reticencia a buscar información que pueda refutar nuestras creencias. Explica que buscamos evidencia que verifique nuestras ideas con mayor claridad y entusiasmo que aquello que las refuta.

Por ejemplo, los directivos de empresas siguen las carreras exitosas de la persona que han contratado y no las que han rechazado porque quieren confirmar su capacidad de contratación. El sesgo de confirmación obliga a elegir debido a las creencias y los valores que uno posee.

Sesgo de representación: juzgar por el parecido

Si la información no se organiza adecuada y eficazmente, puede dificultar la resolución de problemas. Uno de los sesgos en la resolución de problemas es que confiamos en la memoria para evaluar si la situación actual es similar, está relacionada con una que hemos encontrado y experimentado antes y luego actuar en consecuencia.

En el sesgo de representación, juzgamos la probabilidad de las cosas en términos de qué tan bien representan un prototipo particular. Es decir, cuanto más se parezca a los miembros típicos de un grupo determinado, más probable será que pertenezca a ese grupo.

El sesgo de disponibilidad

Otro sesgo en la resolución de problemas opera cuando los eventos están fácilmente disponibles en nuestra memoria. Si vienen a la mente con facilidad, con frecuencia y más rápido, es probable que se recuerden que otros. En general, estos eventos disponibles nos ayudan a resolver nuestros problemas pero no siempre facilitan una dirección positiva.

Por ejemplo, algunas personas temen viajar en avión y por eso viajan en automóviles. Sin embargo, la probabilidad de morir en un automóvil es cientos de veces mayor que en un avión, porque los accidentes aéreos reciben una amplia cobertura en los medios de comunicación. La gente da un vago ejemplo mental al relacionarse con ellos. Como resultado, las personas cometen errores al emitir juicios porque confían en la facilidad con la que esta información fluye en su mente.

El sesgo retrospectivo

La retrospectiva es la tendencia a pensar que sabíamos que era probable que ocurriera algún evento incluso antes de saber que en realidad había ocurrido. El sesgo retrospectivo también se conoce como “lo sabía desde el principio” o “sabía que iba a suceder”, un fenómeno. Significa que cuando ocurre un evento, a menudo tenemos la impresión de que iba a suceder o parece que lo estamos prediciendo.

Es una creencia falsa en la que creemos que predijimos con precisión el resultado mucho antes de que ocurriera el incidente. Consideramos que los acontecimientos no son tan sorprendentes. Parece que esperábamos después de que ocurrieron, incluso cuando parecían improbables antes de que ocurrieran.

Sobre confianza

Uno de los sesgos en la resolución de problemas es el exceso de confianza. El exceso de confianza es la tendencia a sobreestimar la exactitud de nuestros conocimientos y juicios. Tendemos a pensar que sabemos más de lo que sabemos y que logramos en menos tiempo del que realmente lleva. Por ejemplo, los estudiantes normalmente esperan terminar los proyectos antes de lo previsto. Pero terminan después de aproximadamente el doble de días de lo previsto.

El exceso de confianza es un sesgo generalizado. Se aplica tanto a profanos como a expertos. Por ejemplo, la confianza de los médicos aumenta durante el diagnóstico de la enfermedad a medida que reciben más información, incluso si esta información es irrelevante y no diagnóstica. Más tarde, vuélvete fatal.

Sesgo de anclaje

En sesgo de anclaje, hacemos modificaciones en la toma de decisiones basadas en la información previa que tenemos. Es una regla mental. Por lo general, nos obsesionamos con la información inicial y no logramos ajustar la otra información entrante. Hammond y sus colegas sugirieron que el sesgo de anclaje se produce porque nuestra mente parece dar una cantidad inapropiada de énfasis a la primera información que recibe.

El anclaje se ve mucho en las negociaciones. Cuando un posible empleador le pregunta a una persona cuánto salario espera en ese trabajo. La persona suele contar con la ayuda del salario de su trabajo anterior.

Escala de compromiso

Otro error que cometemos al tomar decisiones es una escalada de compromiso que se refiere a que las personas se apegan a una decisión incluso cuando saben que es incorrecta y mala. Los estudios han demostrado que se apegan firmemente a su decisión. Estas personas intentan demostrar que su decisión no fue equivocada y no admiten su error. Incluso pueden gastar tiempo, dinero, esfuerzo y recursos extra en autojustificación de esa decisión.

En cierto modo, quedan atrapados en malas decisiones sin medios para salir de ellas, lo que se conoce como escalada del compromiso. Por ejemplo, las personas siguen teniendo matrimonios conflictivos y los directivos no deciden liquidar la empresa, aunque esté en mal estado.

Error 403 The request cannot be completed because you have exceeded your quota. : quotaExceeded




7 errores y sesgos comunes en la resolución de problemas (explicados)

7 Errores y Sesgos Comunes en la Resolución de Problemas (Explicados)

Resolver problemas es una habilidad esencial en todas las áreas de nuestra vida. Sin embargo, es común cometer errores y caer en sesgos que pueden obstaculizar nuestro proceso de resolución de problemas. En este artículo, exploraremos siete errores y sesgos frecuentes que debemos evitar para mejorar nuestra capacidad de resolución de problemas.

1. Falta de definición clara del problema

Uno de los errores más comunes es no tener una comprensión clara y precisa del problema. Antes de buscar soluciones, es fundamental definir correctamente cuál es el problema y cuáles son sus causas subyacentes. Esto nos permitirá enfocarnos en la raíz del problema y evitar soluciones superficiales que no abordan la verdadera causa.

2. Sobrestimar la complejidad del problema

A menudo, nos dejamos llevar por la apariencia de un problema y lo consideramos más complicado de lo que realmente es. Esto puede llevar a un enfoque excesivamente complicado y a una pérdida de tiempo en soluciones innecesarias. Es importante evitar sobreanalizar y, en su lugar, descomponer el problema en partes más manejables para abordarlo eficientemente.

3. Confianza excesiva en la primera solución

Nuestra mente tiende a favorecer la primera solución que se nos ocurre. Este sesgo nos impide explorar otras opciones y evaluar si hay una solución más óptima. Es recomendable generar varias ideas y evaluarlas todas antes de decidir cuál es la mejor opción.

4. Influencia del sesgo de confirmación

El sesgo de confirmación nos lleva a buscar y prestar mayor atención a la información que confirma nuestras creencias previas. Esto puede hacer que desestimemos ideas o soluciones que podrían ser efectivas debido a nuestra tendencia a buscar solo evidencia que respalde nuestras ideas iniciales. Mantener una mente abierta y considerar diferentes perspectivas es clave para evitar este sesgo.

5. Falta de retroalimentación y aprendizaje

Es importante utilizar cada problema como una oportunidad de aprendizaje. Si no evaluamos los resultados de nuestras soluciones y no aprendemos de nuestros errores, es probable que cometamos los mismos errores en el futuro. La retroalimentación nos permite mejorar nuestro proceso de resolución de problemas y evitar caer en los mismos patrones una y otra vez.

6. Sesgo de disponibilidad

El sesgo de disponibilidad nos lleva a evaluar la frecuencia o probabilidad de un evento en función de la facilidad con la que podemos recordar ejemplos o casos similares. Este sesgo puede hacer que subestimemos o sobrestimemos la probabilidad de un resultado. Para evitar esto, es importante basar nuestras decisiones en datos y estadísticas confiables en lugar de en nuestra memoria selectiva.

7. Falta de creatividad en la generación de soluciones

La resolución de problemas requiere pensamiento creativo y la capacidad de generar ideas innovadoras. A menudo nos limitamos a soluciones convencionales o estereotipadas, lo que puede impedirnos encontrar la mejor solución posible. Fomentar la creatividad y explorar nuevas perspectivas nos permitirá descubrir soluciones más eficientes y efectivas.

En conclusión, evitar estos errores y sesgos comunes en la resolución de problemas nos permitirá mejorar nuestra capacidad para encontrar soluciones efectivas. Recuerda definir claramente el problema, evitar soluciones superficiales, explorar diferentes opciones y aprender de cada experiencia. Así, nos convertiremos en solucionadores de problemas más eficientes y exitosos.


Deja un comentario